Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

“No hay cabida para dejar a un chico de 21 años tirado en una cuneta”

Indignación entre el colectivo ciclista por un nuevo atropello. La víctima, Alberto Ruiz, una joven promesa del ciclismo español, salía del hospital tras una operación, varios puntos, vendajes y aún dolorido. Tiene fracturadas varias costillas, la clavícula y el codo.

El ciclista manchego, sub23, pedalea en el Bicicletas Rodríguez Extremadura, un equipo con el que ha subido varias veces al podio. Acababa su entrenamiento cerca de su pueblo, Bolaños de Calatrava, cuando un camión se lo llevó por delante.

Justo antes de recibir el alta, él mismo lo explicaba: “Sentí un golpe en mi pierna izquierda, y ahí ya no recuerdo nada”.

El camionero ni se paró. La Guardia Civil pide la colaboración ciudadana para localizarlo.

“Todos cometemos errores, todos somos personas humanas, pero no hay cabida para dejar a un chico de 21 años tirado en una cuneta”, afirma Alberto.

Fue otro conductor el que le encontró inconsciente. Y fue su madre quien tuvo que llevarle al hospital.
“Pensé que era mucho más grave”, confiesa ella. Afortunadamente, Alberto ahora se va a casa.

Tras el enésimo accidente de este tipo, el Gobierno quiere proteger a los ciclistas con radares y el helicóptero Pegasus, e incluso reduciendo el límite de velocidad en las vías que más utilizan.