Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un chico de 15 años se corta una mano al ser acusado de blasfemia en una mezquita

La comunidad musulmana intenta volver a su rutina del rezo del viernesREUTERS

Un joven musulmán asistía a un rezo en una mezquita de Lahore (Pakistán) cuando, por un malentendido, el joven fue acusado de blasfemia. Su reacción no fue otra que cortarse la mano en señal de ofrenda. La Policía, por su parte, ha detenido al imán de la mezquita Shabir Ahmad por incitar a la autoagresión.

Según recoge el New York Times, el imán estaba dando el sermón en mitad de unos de los rezos y preguntó quién no amaba al profeta. El joven de 15 años entendió mal la pregunta y levantó la mano, creyendo que así mostraba lo mucho que amaba al profeta. Esto provocó que tanto el imán como los allí presentes empezaran a acusarle de blasfemo, algo que en Pakistán puede llegar a estar penado incluso con la muerte.
El joven, al verse acorralado, decidió huir e ir a su casa, donde acabó cortándose la mano derecha. Algo más tarde aquel mismo día, el joven volvió a presentarse en la mezquita, esta vez con un plato en el que reposaba su mano cortada, y se lo presentó a Ahmad a modo de ofrenda para el profeta.
La policía ha tomado cartas en el asunto y han detenido al imán de la mezquita de Lahore al considerar que había incitado al joven a cortarse la mano con sus acusaciones. Sin embargo, el joven no piensa presentar cargos y su familia ha declarado estar muy orgullosa de su hijo. "Tenemos mucha suerte de tener a un hijo que ame tanto al profeta Mohamed" han declarado al periódico neoyorkino.