Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El castillo hinchable donde se hirieron cuatro niños no tenía licencia

Heridos cuatro niños al salir volando un castillo hinchable en MadridInformativos Telecinco

El Ayuntamiento de Leganés ha confirmado este lunes que el castillo hinchable que salió volando por una ráfaga de aire el pasado sábado en un centro comercial del municipio carecía de las preceptivas licencias de Industrias y de Seguridad Ciudadana. Cuatro niños que jugaban en la atracción resultaron heridos en el incidente.

La atracción no contaba con las licencias municipales pertinentes, ni estaba anclada al suelo como se exige, según fuentes municipales.
En este sentido, Gómez ha recordado que el Ayuntamiento debe autorizar cualquier tipo de atracción en el municipio con su correspondiente licencia y con el "certificado de un ingeniero industrial de que ésta se encuentra en condiciones de uso".
A juicio del regidor, tanto el propietario de la atracción como el centro comercial --en tanto que cede un espacio-- deberían haber tramitado estos permisos ante la Administración local.
Por otro lado, el alcalde ha considerado que el incidente --que "pudo haber sido mucho peor"-- podría haberse originado porque la boca del Bob Esponja que representaba el castillo era muy ancha, y por ella pudo entrar una ráfaga de aire que habría generado un efecto "chimenea" que habría elevado la atracción por los aires.
El único registro que hay en la delegación es una consulta del centro comercial al Consistorio sobre la posibilidad de instalar esta atracción sin licencia urbanística.
Las mismas fuentes han precisado que los técnicos municipales les confirmaron que sí era posible ya que se trataba de una instalación temporal, pero informaron de que se precisaban permisos de Industrias y de Seguridad Ciudadana, así como el abono de una tasa, para poder abrir la atracción.