Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los casos de tos ferina se multiplican por cinco en los últimos años

Una tos insistente en un menor puede significar algo más que un simple catarro, puede ser tos ferina. Medio siglo después de la inclusión de la vacuna en los calendarios infantiles, la incidencia de la enfermedad, que puede llegar a ser mortal, había descendido casi totalmente. Pero el repunte, en los últimos años, de los casos en adolescentes y adultos pone de manifiesto que se puede perder la inmunidad y sería necesaria una vacuna recuerdo. En España y otros países europeos la infección se está manifestando en bebés muy vulnerables, en niños menores de 14 años y en adultos. La vacuna se administra a los 2, 4, 6 y 18 meses y a los 6 años. Ahora, los especialistas recomiendan instaurar una dosis de recuerdo a los 14 años que, excepto en Madrid y Melilla, no está incluida.