Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El descuartizador de Majadahonda guardaba un buen surtido de armas blancas

El juez encuentra suficientes indicios para acusar a Bruno Hernández, español, de 32 años. El hombre pudo haber violado, matado y descuartizado a su inquilina, la argentina Adriana, que le alquilaba una habitación del chalet. El imputado dijo que estaba de viaje, después de que su familia alertara a la policía de su desaparición. Sin embargo, en el registro encontraron su DNI, sus tarjetas bancarias y restos óseos en la picadora que Hernández tenía en el sótano del inmueble. El principal sospechoso, además guardaba una bolsa con cuchillos y machetes.