Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un total de 27 frailes carmelitas de diferentes países abordan en España el reto de transmitir su carisma a los jóvenes

Un total de 27 frailes carmelitas de Irlanda, Austria, Avignone-Aquitania, Cracovia, Croacia, Génova, Italia, Líbano, París, Venecia, Varsovia, España y Portugal, se encuentran reunidos desde el pasado lunes 23 de enero en la Universidad de la Mística de Ávila para reflexionar sobre los desafíos para transmitir el carisma de la Orden del Carmelo Descalzo a los jóvenes.
El fraile Iain Mathew, carmelita descalzo de Inglaterra, ha explicado que los frailes reunidos en Ávila son formadores que trabajan con hombres jóvenes que se plantean entrar en la Orden del Carmelo Descalzo.
"El rol del formador es muy difícil, debe ser sensitivo y empático. Ser un formador más que una ciencia es un arte. Los formadores compartirán experiencias, se apoyarán mutuamente y encontrarán nuevas maneras de afrontar esta nueva situación en la sociedad, esta situación de licuedad, de conexión, así como de necesidades radicales entre la gente joven", ha subrayado Mathew.
Una de las herramientas que ha ayudado a los formadores son los testimonios de personas que están trabajando con jóvenes o en el mundo de la formación, que han respondido a tres preguntas: '¿Qué buscan los jóvenes que se acercan al Carmelo?', '¿qué necesitan o que les hace falta?' y '¿qué se les puede ofrecer?'.
Una de las conclusiones a las que han llegado los frailes, según ha precisado Mathew, es la importancia que tiene para los jóvenes "el conocimiento y la experiencia de que Dios puede liberar en ellos la capacidad para amar".