Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Uno de cada cinco españoles sufrirá insuficiencia cardiaca a lo largo de su vida

Uno de cada cinco españoles sufrirá insuficiencia cardiaca a lo largo de su vidaGtres

La Sociedad Española de Cardiología (SEC) alerta de la necesidad de aumentar la concienciación de los ciudadanos sobre la insuficiencia cardiaca como una enfermedad prevenible y tratable, a pesar de que uno de cada cinco adultos sufrirá este trastorno a lo largo de su vida.

"Cada vez contamos con más opciones de tratamiento que están permitiendo mejorar la calidad de vida de los pacientes", según el presidente de la Sección de Insuficiencia Cardiaca de la SEC, Javier Segovia, con motivo del Día Europeo de la Insuficiencia Cardiaca que se celebra entre los días 5 y 7 de mayo.
Este trastorno, ligado al envejecimiento, impide el correcto bombeo del corazón, haciendo que no llegue suficiente riego sanguíneo al organismo y que se acumulen los líquidos que el corazón no bombea adecuadamente.
La mortalidad es elevada, ya que el 15 por ciento de los pacientes fallece al año del diagnóstico y el 50 por ciento después de cinco años.
CASI 20.000 MUERTES AL AÑO
De hecho, según los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), en 2015 fallecieron 19.029 personas por esta causa (siendo más prevalente entre las mujeres con 12.085 fallecimientos que entre los hombres, con 6.944) y es la tercera enfermedad cardiovascular con más muertes.
Además, es la primera causa de hospitalización por encima de los 65 años y representa entre el 2 y el 3 por ciento del gasto sanitario español.
Para prevenir su aparición se recomienda llevar un estilo de vida saludable, evitando situaciones que supongan una sobrecarga para el corazón (excesos de sal o líquidos en la dieta, ejercicio extenuante, no tomar la medicación prescrita).
Además, la SEC asegura que diversos estudios han demostrado el efecto beneficioso de la práctica de ejercicio físico moderado y controlado por el cardiólogo en pacientes con insuficiencia cardiaca, con mejora de la calidad de vida, capacidad de ejercicio y, posiblemente, de la supervivencia del paciente. Algunas de las actividades recomendadas son pasear, ir en bicicleta o natación.
CÓMO HACERLE FRENTE
Existen diferentes tipos de fármacos que pueden ayudar a controlar la insuficiencia cardiaca como vasodilatadores, betabloqueantes, diuréticos y anticoagulantes, entre muchos otros. El cardiólogo podrá administrar uno de ellos o, más frecuentemente una combinación de varios.
Además, hay dispositivos implantables como marcapasos, resincronizadores o desfibriladores que, a través de impulsos eléctricos, corrigen diversas alteraciones del ritmo cardiaco y mejoran la eficiencia de la contracción del corazón.
La angioplastia primaria permite reducir las consecuencias de un infarto agudo, reemplazo de válvulas cardiacas, y en casos seleccionados, trasplante cardiaco o implante de asistencias ventriculares (sistemas mecánicos portables para bombear la sangre en sustitución del corazón).