Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fumata blanca: ya hay Papa

Fumata blanca en el VaticanoInformativos Telecinco

El humo de la tercera fumata del Cónclave para elegir al sucesor de Benedicto XVI ha salido blanco, a las 19.06 horas, lo que indica que ya ha sido elegido el nuevo Papa, por mayoría de 77 votos, en el segundo día del Cónclave y en la quinta votación que han llevado a cabo los 115 cardenales electores. Será el sucesor de Benedicto XVI y el 266 Pontífice de la Iglesia Católica.

En la Plaza de San Pedro se ha acogido la aparición de la fumata blanca bajo un mar de paraguas y una intensa lluvia. La elección se ha producido tras dos fumatas negras, una este martes a las 19.41 y otra, en la mañana de este miércoles a las 11.38 horas. Como anécdota, una gaviota se ha posado esta tarde, hacia las 17.40 horas y durante media hora, acaparando todas las miradas.  
El nombre del sucesor de Pedro se conocerá tras aproximadamente 40 minutos, cuando el cardenal protodiácono, Jean Luis Tauran -si no es él el elegido-- pronunciará el esperado 'Habemus Papam' y el nombre del Pontífice, el cual saldrá al balcón para saludar a los fieles.
Los 115 cardenales electores del Colegio Cardenalicio, habían vuelto este miércoles por la tarde, hacia las 16.00 horas, a la Capilla Sixtina, por tercera vez después de las dos primera fumatas, que fueron negras, la primera, este martes a las 19.41 horas, y la segunda este mismo miércoles por la mañana, a las 11.38 horas.
En estos 40 minutos que median entre el momento en que sale la fumata blanca y el momento en que se escucha el 'Habemus Papam', el nuevo Papa entra en la 'habitación de las lágrimas' para vestirse y regresa a la Capilla Sixtina para celebrar una pequeña ceremonia con una oración y un pasaje del Evangelio. En ese momento, todos los cardenales demuestran su obediencia al nuevo Pontífice y después cantan el Te Deum. Además, por primera vez, el nuevo Pontífice irá a la Capilla Paulina a rezar unos minutos.