Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El capellán del CIE de Murcia denuncia "hacinamiento y trato humillante" y afirma que es "peor" que una prisión

El sacerdote encargado de la atención religiosa del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Murcia, Pedro García Casas, ha calificado como un "infierno" este centro en el que denuncia que existe "vacío legal, vulneración de ciertos derechos humanos, trato humillante y hacinamiento". Así lo indica tras los últimos acontecimientos vividos en los últimos días en algunos CIE, como la fuga del de Murcia el pasado mes de octubre.
"En este lugar el trato es peor, más duro, humillante y denigrante que en las prisiones de la Región de Murcia --las cuales conoce de primera mano--. En sus pupilas (las de los internos) se ve reflejada la marca del sufrimiento, sus caras están demacradas, la mayoría desnutridos; varios de ellos, llevan las marcas de las concertinas de las vallas de Melilla", explica en un texto al que ha tenido acceso Europa Press y en el que asegura que las cárceles son "un lujo" comparadas con el CIE.
El capellán, que tiene que acceder a este centro acompañado por la Policía Nacional, cuenta que algunos de los agentes acceden "con mascarillas, guantes y porras en mano". Para entrar a la "fosa" --término que utilizan los internos y que el cura considera bastante ajustado a la realidad--, deben abrir con esfuerzo una puerta metálica con una gruesa cadena. Allí, el sacerdote observa "con espanto y horror" a unas ochenta personas procedentes de varios países, la mayoría africanos.
"Todos se encuentran hacinados en el mismo espacio; el lugar es totalmente inhóspito y lúgubre, huele mal y las paredes están llenas de garabatos en francés, árabe y español", cuenta. Todos ellos se encuentran en situación irregular, la mayoría acaban de llegar en patera a las costas españolas y están a la espera de su muy probable repatriación.
Este era el caso de Babakar (pseudónimo), un africano de 24 años que contó su historia al capellán durante una de sus visitas al CIE. Este joven salió hace unos años de su país natal, Costa de Marfil, empujado por el hambre, la insalubridad, la falta de recursos y la corrupción en su país. Su entrada en el CIE era reciente, la policía le había trasladado al centro por no tener "papeles" y tenía 60 días para buscar un abogado de oficio y hacer todos los recursos posibles para poder quedarse en España.
LA PATERA DESAPARECIÓ Y TODOS SE AHOGARON
Babakar salió de su país con mil euros que había conseguido trabajando muy duro, no le dijo nada a su familia para que no se preocupara, cruzó el desierto hasta llegar a Marruecos, donde pasó mucha hambre y tuvo que ser rescatado de una patera por unos pescadores, horas después de ver morir a sus amigos en la embarcación que navegaba junto a la suya.
"El viaje cada vez era más duro, el viento movía mucho la patera. De pronto vimos a los compañeros de la otra patera gritando, no sabíamos qué pasaba, gritaban muy fuerte. Luego les vimos que estaban sacando agua de dentro de la patera desesperadamente, se estaba rompiendo. Desapreció en el mar y todos ellos murieron ahogados", relata el joven marfileño al capellán.
Al llegar a España, cuenta que se tiró al suelo dando gracias a Dios. Allí recibieron la ayuda de Cruz Roja y después de pasar por un centro al que les llevó la Guardia Civil, fueron puestos en libertad con unas instrucciones: "Buscaros la vida". Sin embargo, explica que la felicidad de ese instante se convirtió en pesadilla porque su vida consistía en huir de la Policía, trabajar en el campo por tres euros la hora, ser explotado y no poder regularizar su situación.
En cualquier caso, asegura que lo peor que le pudo ocurrir es ser encerrado en el CIE de Murcia y le dijo al capellán que antes de ser repatriado, prefería morir. Precisamente, el día en que tenía que subir al avión, según el relato del sacerdote, Babakar se cortó con una cuchilla en los brazos y el torso para tener que ser trasladado al hospital.
Pero, tal y como indica el sacerdote --que se encontraba allí en aquel momento--, cuando llegó la ambulancia, el médico, "con frialdad y sin temblarle la voz", dijo: 'Coserle tan pronto como podáis y meterlo como sea al avión, que éste no se queda aquí'. Babakar se fue en la ambulancia y nunca más volvieron a saber de él.