Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Con cáncer, los médicos le recetan paracetamol y muere al año

Cáncer médicotelecinco.es

Matthew McLeo falleció a los 74 tras varios años agonizando. Aunque padecía cáncer, los médicos nunca se lo comunicaron, y sólo le mandaron tomar paracetamol para intentar calmar el dolor que sufría.

Fue más tarde cuando su familia descubrió que los médicos habían detectado el cáncer pero que no se lo llegaron a confirmar a Matthew cuando lo supieron. De este modo, los familiares han explicado que se han sentido privados de la oportunidad de haber pasado los últimos meses de vida de una forma más especial con él, ya que nadie esperaba el trágico final.
“Durante más de un año, papá estaba enfermo y fue al médico. Lo único que le dijeron es que tomara paracetamol”, ha comentado Audrey, una de las hijas del fallecido, en declaraciones que recoge Daily Record. Ha sido ella misma la que ha confirmado que los médicos conocían que su padre padecía cáncer de estómago, pero no hubo seguimiento y fue enviado a casa.
Pero tras varias semanas en las que seguía enfermo y con fuertes dolores, Matthew volvió a ir al hospital el pasado mes de junio. “Fuimos al hospital el 30 de junio y nos dijeron que estaba muriendo de cáncer, que estaba por todas partes y que no se podía hacer nada”, ha relatado Audrey sobre el momento que se enteró de lo que realmente tenía su padre.
Ahora, varios meses después de su muerte, su familia se ha sentido con fuerzas para hablar y ha relatado lo extraño del suceso. Los médicos que trataron a Matthew aseguraron a la familia que no habría podido tratar con quimioterapia al enfermo ya que “estaba enfermo del corazón”, por lo que habría muerto de igual manera.
La queja de la familia viene dada porque de haber conocido la enfermedad de Matthew, habrían podido aprovechar de una mejor manera el último año de vida, en vez de los 10 días que contaron para despedirse de él desde el momento en que conocieron que iba a fallecer.