Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Polémica en Tailandia por un anuncio racista de Dunkin' Donuts

Campaña de publicidad Dunkin DonutsDunkin Donuts

La compañía estadounidense Dunkin' Donuts se disculpó por un anuncio de su filial en Tailandia que fue catalogado como "chocante y racista" por Human Rights Watch. La cadena de donuts afirmó que lo retiraría de la circulación.

 Dunkin' Donuts reconoce la falta de sensibilidad del anuncio "Dunkin' Donuts reconoce la falta de sensibilidad del anuncio y en nombre de nuestro franquicia en Tailandia y de nuestra empresa y nos disculpamos por cualquier ofensa que pudo haber causado", dijo Karen Raskopf, director de comunicaciones de Dunkin' Brands, en una declaración a 'The Guardian'.
"Estamos trabajando con nuestra franquicia para retirar inmediatamente el anuncio de televisión y cambiar la campaña", afirmó. El anuncio era un conjunto de rosquillas cubiertas de chocolate que muestra a una mujer sonriendo con labios rosas y el rostro cubierto con maquillaje negro. El director general de Dunkin' Donuts en Tailandia había restado importancia a las críticas y las consideró "una forma de pensar de los estadounidenses un tanto paranoica".
"Es absolutamente ridículo", dijo Nadim Salhani. "¿No podemos usar el negro para promover nuestras rosquillas? ¿Qué es todo este alboroto? ¿Qué pasaría si el producto fuera blanco y pintara a alguien blanco? ¿Sería eso racista?". La franquicia de Dunkin' Donuts en Tailandia inició la campaña a principios de mes de la nueva "Rosquilla Carbón" que incluye una imagen que recuerda a los estereotipos estadounidenses de los siglos XIX y XX para personas negras y que son ahora considerados símbolos ofensivos de una época racista.
Los carteles y anuncios de televisión muestran a la mujer con un peinado negro de la época de 1950 mientras come una rosquilla con la consigna "Rompe todas las reglas de lo delicioso". Human Rights Watch dijo que se sorprendió al ver una marca estadounidense con una campaña publicitaria que ocasionaría "gritos e indignación" de ser difundida en Estados Unidos.
"Es chocante y racista que Dunkin' Donuts piense que debe teñir la piel de una mujer y resaltar sus labios con un tono rosa brillante para vender una rosquilla de chocolate", dijo Phil Robertson, subdirector en Asia de Human Rights Watch. "Dunkin' Donuts debería retirar inmediatamente este anuncio, disculparse públicamente ante los que ofendió y asegurarse de que nunca volverá a ocurrir".