Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Consejos para que el calor te deje dormir

Consejos para que el calor te deje dormirGTRES

Con temperaturas nocturnas que pasan de 30 grados es difícil conciliar el sueño. A pesar de no ser muy recomendable, dormir desnudo es para algunos la costumbre de cada verano pero podemos seguir otros consejos para poder seguir usando el pijama y dormir a pierna suelta. 

Abrimos la ventana, encendemos ventiladores, nos refrescamos antes de ir a la cama… y aun así las altas temperaturas nos ponen difícil conciliar el sueño. Como cada año, te recordamos unos sencillos consejos para poder descansar a pesar del calor veraniego:
Tomar una ducha tibia. Te sentirás limpio y fresco. Al contrario de lo que se piensa, el agua fría reactiva el organismo y aumenta el gasto energético lo que te hace sentir más calor.
Cena ligero y alimentos hidratantes. Las comidas pesadas y calientes obligan al cuerpo a generar más calor para digerirlas. Según recoge la web dormir.org.es la comida picante estimula la sudoración siendo ésta un aliado para que el cuerpo pierda calor a través de la sudoración y refrescarse antes de acostarte. Recuerda también que el arroz contiene melatonina, una hormona que el cuerpo usa para adormecerlo. Elige también alimentos hidratantes, básicamente fruta y verdura. Son alimentos frescos, muchos de ellos contienen agua, por lo que nos mantendrá hidratados durante la noche y nos ayudará a eliminar las grasas.
El aire caliente, ¡fuera de la habitación! Si no tienes aire acondicionado, enfoca un ventilador hacia la ventana. Así evitarás que el aire caliente se cuele en tu dormitorio. También puedes colocar un bol con hielo o agua helada frente a las aspas del ventilador para generar un aire más fresco o mojar una sábana y colgarla de la ventana.
 
- ¿Las sábanas? Al congelador. Si las guardamos en frío, nuestra temperatura corporal bajará al tumbarnos sobre ellas, a pesar de que en poco tiempo vuelvan a la temperatura normal.
- ‘Sepárate’ de tu pareja… al dormir juntos. El calor corporal  es una de las razones que más nos hace sudar. Por eso, en las noches más cálidas, puede ser una opción a tener en cuenta.
- Refréscate la cara y las muñecas. Las mejillas son una parte de las partes del cuerpo que más calor desprende. Con la ayuda del agua fría nos mantendrá el rostro más fresco. Además, si nos mojamos las muñecas antes de acostarnos, y durante más de un minuto, la temperatura corporal descenderá.
- Dormir en la planta de abajo. Cuanto más baja sea la planta de la casa, más fresca será la habitación. Si tienes un hogar con varios pisos, opta por dormir en la planta más baja.