Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El maquinista recibió una llamada del control de Renfe en el momento del accidente

Ya sabemos qué pudo distraer al maquinista del Alvia. Acaban de revelarlo las cajas negras. Francisco José Garzón hablaba por teléfono con el centro de control de Renfe. Eso le llevó a consultar papeles y fue entonces cuando se produjo el peor accidente ferroviario de España en cuarenta años. Los datos los ha hecho públicos el Tribunal Superior de Justicia de Galicia. Se sabe también que el tren circulaba a 192 kilómetros por hora y que segundos antes del siniestro sí se activó un freno y al tomar la curva, la velocidad se redujo hasta los 153 kilómetros por hora.