Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un tierno cachorro sobrevive después de comerse un cuchillo de 20 centímetros

Un tierno cachorro sobrevive después de comerse un cuchillo de 20 centímetrostelecinco.es

Menuda aventura ha vivido un pequeño cachorro de tan solo 12 semanas de vida. Su dueña se percató de que el animal empezó a vomitar y a presentar síntomas de asfixia. Rápidamente, lo llevó al veterinario y la prueba de Rayos X reveló que el pequeño can tenía un cuchillo de más de 20 centímetros en el interior del animal.

Macie, un pequeño cachorro de Staffordshire Bull Terrier, ha sobrevivido tras tragarse un cuchillo de cocinero de más de 20 centímetro de longitud. El suceso ha tenido lugar en Glasgow, Escocia.
Su dueña, Irene Paisley, no tuvo constancia de lo que le sucedía a su pequeña mascota hasta que empezó a vomitar y a presentar síntomas de asfixia. Rápidamente, le llevó al veterinario, donde le hicieron una prueba de Rayos X para determinar que le estaba pasando.
La veterinaria Emily Ronald se quedó sorprendida de lo que vio a través de las radiografías: un enorme cuchillo de más de 20 centímetros estaba en el interior del estómago del animal, que por entonces tan solo tenía 12 semanas de vida.
"Estaba aterrorizada", señaló la dueña, al ver que el animal estaba derramando una importante cantidad de sangre por la nariz. Sin tiempo que perder, Ronald le realizó una peligrosa cirugía para salvar la vida de Macie.
"Nunca había visto una placa de Rayos X como la de Macie. Es muy afortunada de sobrevivir. Su salvación fue que se tragó el mango del cuchillo primero, ya que, sin duda, si hubiera ingerido la punta primero, habría traspasado los órganos y, probablemente, le habría causado lesiones mortales", señaló la veterinaria, que consiguió terminar con éxito la cirugía y extraerle el instrumento.
Por su parte, la dueña aseguro que no tenía ni idea de cómo su mascota podía haber ingerido un cuchillo de tales dimensiones. "Podría haberlo cogido del lavavajillas, pero nadie vio lo que pasó".