Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El temporal complica la búsqueda del esquiador atrapado en una avalancha

Candanchútelecinco.es

El riesgo de aludes, así como los registrados durante esta noche, están complicando la búsqueda del esquiador sepultado bajo una avalancha de nieve en la estación de esquí de Candanchú.

El operativo se suspendió ayer, sobre las 19.30 horas, por falta de visibilidad, por la ventisca que afectaba al lugar y por el riesgo de aludes. Desde primera hora de esta mañana, los efectivos evalúan la zona para reiniciar la búsqueda.
Sobre las 15.30 horas de este sábado, la Benemérita recibió un aviso, a través del 112, indicando que dos esquiadores de travesía habían quedado atrapados en una avalancha de nieve en la Rinconada, un área de la estación de esquí Candanchú que se encontraba cerrada al público durante este sábado.
La alerta también llegó a la central de la estación de esquí, por lo que los equipos del servicio de las pistas se personaron en el lugar y lograron rescatar a uno de los esquiadores, que fue trasladado al centro médico del complejo de esquí, con síntomas de hipotermia pero estable.
El operativo de búsqueda del otro esquiador, natural de Bilbao, se prolongó hasta las 19.30 horas, cuando la falta de visibilidad y el riesgo de aludes obligaron a suspenderlo.
Según han informado fuentes de la estación y de la Guardia Civil, sobre las 8.00 horas un destacamento de la Benemérita ha acudido a la zona, junto con personal del complejo de esquí, para reconocer el área de búsqueda, dado que a lo largo de la noche han caído varias avalanchas. Además, todavía hay riesgo de aludes.
ESQUIADOR HERIDO EN ASTÚN
Según han informado fuentes del Gobierno de Aragón, otro esquiador resultó herido este sábado, 31 de enero, por otro alud en la estación de esquí de Astún (Huesca).
Fue el propio esquiador el que desencadenó la avalancha al bajar por una zona fuera de pistas. Tuvo que ser trasladado al Hospital San Jorge de Huesca, por efectivos de la estación, con una fractura.