Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La brutalidad policial le destroza la cara

Brutalidad policialcuatro.com

El rostro de Cassandra Feuerstein, una vecina de Chicago, Illinois, en EEUU, es reflejo de la brutalidad policial. La mujer, de 47 años, fue arrojada de bruces por uno de los oficiales que la detuvo contra el banco de cemento de una celda. El empujón le causó varias varias lesiones de gravedad, entre ellas la rotura de algunos huesos de la cara, según reconoce su abogado que pide la retirada del servicio del policía porque es "peligroso".

Cassandra Feuerstein fue arrestada en el mes de marzo por la sospecha de conducir bajo la influencia de alguna sustancia. La policía la detuvo tras encontrarla durmiendo al volante de su coche en un lado de la carretera.
Cuando fue conducida al calabozo en Skokie, Illinois, (EEUU), uno de los policías la tiró violentamente en una celda de la cárcel, rompiéndole varios huesos de la cara. Según su abogado, Torri Hamilton, ocurrió después de que su cliente solicitó que llamara a su esposo e hijos. Entonces, el oficial lanzó a Cassandra a la celda con tal fuerza que se cayó y dio de bruces sobre un banco de cemento. Una cámara de vigilancia grabó lo que ocurría dentro de la celda y se puede ver como Cassandra está tendida inmóvil y sangra profusamente. Transcurren varios segundos antes de que otros dos agentes lleguen en su ayuda. 
Cassandra Feuerstein sufrió varias fracturas en el rostro y ahora lleva una placa de titanio en la mejilla  por la cirugía reconstructiva necesaria como consecuencia del incidente. Según recoge el diario Daily News, la defensa de Cassandra pide la retirada del servicio del policía causante de las lesiones porque es una persona "peligrosa" que abusa de su poder.