Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Letizia y el Príncipe Felipe a su entrada en la boda real de Luxemburgo

Letizia y el Príncipe Felipe a su entrada en la boda real de LuxemburgoNoticias Cuatro

Los Príncipes de Asturias asistirán a la ceremonia en representación de la familia real española. Miembros de las Casas Reales de todo el mundo han asisitido al enlace religioso este sábado a las 09.00h en París. Los Duques de Cambridge serán los grandes ausentes.

Guillermo de Luxemburgo y Stéphanie de Lannoy ya son marido y mujer. La pareja ha contraido matrimonio civil esta mañana en una sobria ceremonia oficiada por el Alcalde de la ciudad, Xavier Bettel, en el Ayuntamiento de la capital acompañados de sus familiares más cercanos.
Horas antes de contraer matrimonio, a las diez de la mañana, la pareja presidió una recepción en el Gran Teatro de la capital ofrecida por el Gobierno con presencia de un grupo de jóvenes representativos de la juventud luxemburguesa. A pesar de los nervios de las novias en las horas previas a la ceremonia Stéphanie se mostró muy tranquilada y relajada. Radiante con un traje burdeos, fular granate y una amplia sonrisa, la novia agradeció el cariño del pueblo luxemburgués sion soltar la mano del príncipe Guillermo.
   Unas horas después, a las tres y media de la tarde, la pareja se dió el sí quiero en la salda de Plenos del Ayuntamiento acompañados unicamente por sus familiares cercanos en una íntima y breve ceremonia. La novia lució un traje de chaqueta y falda de Chanel de tweed en color blanco roto que combinó con unos salón plateados a juego con el bolso. El novio un elegante traje azul marino con corbata de rayas en tonos morados.
   Los Grandes Duques de Luxemburgo, radiantes tras la ceremonia, abandonaron el Ayuntamiento junto a los recién casados. La Gran Duquesa María Teresa lució un vestido en tonos dorados con abrigo a juego de Elie Saab. Una emotiva ceremonia aunque para la boda de cuentos de hadas habrá que esperar a mañana.