Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una mujer con cáncer terminal logra casarse gracias a la generosidad de sus vecinos

Una mujer con cáncer terminal cumple su deseo de casarse gracias a la generosidad de sus vecinosThe Irish Mirror

Una mujer que lucha contra el cáncer ha hecho realidad su deseo de casarse con su prometido desde hace 17 años. Christine Gibbons, de 38 años, y Vincent Callaghan, de 43, se casaron en una ceremonia agridulce en la iglesia de San Franscico Xavier en Dublín, Irlanda.

Christine ha estado luchando con su enfermedad, pero los médicos le dijeron en diciembre que era terminal. Un grupo representantes de la comunidad local lanzó una campaña en enero para dar a su vecina la boda de sus sueños. Y la pareja está impresionada por la generosidad de las empresas locales.
Todo, desde los vestidos y trajes, peinado y maquillaje, caballo y carruaje, hasta las palomas blancas, anillos, pasteles, fotógrafo, DI y decoración, fue aportado gratis.
El Lord Mayor de Dublín, Christy Burke, ofreció para la fiesta de boda el uso de la lujosa Mansion House donde se realizó una recepción y el primer baile. Alrededor de unos 80 invitados disfrutaron de una sencilla comida en el pub local.
La novia estaba radiante al decir ‘sí, quiero’ en su esperada boda, que fue seguida de una recepción. Explicó al Irish Mirror tras los esponsales que “fue una ceremonia preciosa. Siempre he querido casarme, desde que era joven. Después de 20 años juntos, ya era hora. No me hubiera importado si me hubiera casado en un granero”. Su ya marido añade que “fue una ceremonia genial. Realmente lo apreciamos, fue una delicia”.
Christine y Vincent se conocieron hace 20 años, cuando el hermano pequeño de Christine les presentó. Han sido inseparables desde entonces. Vincent le propuso matrimonio a su novia el día en que ella cumplía 21 años.
Planean viajar al Condado de Roscommon para su luna de miel. “Si sobra algo del dinero de la boda, lo donaremos a una organización contra el cáncer, porque yo tengo cáncer y mucha de la gente que conozco también”. “Estoy emocionada con la generosidad de la gente que donó sin conocerme”, añade.
Los representantes locales al frente de la campaña indican que la organización de la boda demuestra el maravilloso espíritu de comunidad de la zona.