Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La queja de una madre después de que nadie asistiera a la fiesta de cumpleaños de su hijo

fiesta de cumpleañosLife on Peanut Layne

Krysten Layne, autora del blog Life on Peanut Layne y madre de seis hijos, publicó un post contando la amarga experiencia del cumpleaños de su hijo Mahlon, de 9 años. La familia preparó una fiesta de cumpleaños y nadie asistió.

En la carta, en la que pide a los padres que contesten a las invitaciones para evitar estas situaciones y saber si anular la fiesta o hacerla otro día, Krysten, de Oregon, explica que su hijo Mahlon es "brillante, sensible" y "amante de los animales". Añade que M, como le llama en el post, es "divertido, fácil de complacer y mira la vida con esperanza y optimismo... El tipo de chico que le daría su camisa a un extraño, entregaría un juguete amado para hacer sonreír a otro niño", dice.
Era un cumpleaños especial, según la autora del blog, porque era el primero en el que Mahlon invitaba a sus amigos y lo llevaba planeando desde el cumpleaños anterior. De hecho, el pequeño se levantó pronto para preparar la casa: colgó serpentinas, hinchó globos, limpió su habitación, escogió su ropa y preparó la mesa. "Solo tres horas para que mis amigos lleguen”, le decía a su madre. “Es el día más feliz de mi vida, mamá. No puedo esperar hasta que lleguen mis amigos".
Fiesta cumpleaños
Pese a dar invitaciones a los compañeros de Mahlon en la escuela y en las clases de taekwondo, preparar los juegos, encargar una tarta especial y decorar la casa con la temática del libro favorito del niño, ‘Diario de un chico débil’ de Jeff Kinney, ningún niño acudió a la fiesta.
Fiesta de cumpleaños
Pero cuando la hora del cumpleaños llegó y pasó, todos trataron de no darle importancia a pesar de estar destrozados. "Pedí a los padres que me respondieran y ninguno lo hizo”. Krysten no pudo llamar a los padres porque son "nuevos en la ciudad (y la escuela empezó hace poco más de un mes aquí), no tenía números de teléfono de ninguno de los padres", escribe. A pesar de expresar sus dudas la noche anterior a su marido, éste le dijo que nadie responde hoy en día a esta clase de invitaciones. Además, otra hija había celebrado su cumpleaños poco antes y, aunque nadie respondió, aparecieron cuatro amigas.
"Las palabras no pueden describir la completa devastación que me invadió viendo a mi niñito con el corazón roto sentado solo en su mesa de fiesta, brillantemente decorada y vacía, era más de lo que podía soportar", relata Krysten.
Krysten, su marido y su padre, el abuelo de Mahlon, sus hermanos y algún amigo de la familia que, aunque sin hijos sí acudió a la fiesta, trataron de superarlo comiendo pizza y tarta y yendo luego a la bolera, donde Mahlon quería ir desde hacía tiempo. Trataron de que Mahlon acabara el día con una sonrisa.
Aunque Krysten dice estar "demasiado devastada para estar enfadada", sí pide a los padres que respondan a las invitaciones por "teléfono, email, mensaje de texto, lo que sea".
Pese al amargo día, la respuesta al post ha sido enorme y mucha gente ha felicitado a Mahlon a través del blog e, incluso, han compartido la misma experiencia sufrida por otros niños. Incluso han llegado regalos y tarjetas y algo muy especial: un vídeo de felicitación del autor del libro favorito de Mahlon, Jeff Kinney, quien, además, le ha enviado un libro autografiado.
Fiesta de cumpleaños
Mahlon, además, quiere hacer un vídeo de agradecimiento para todo el mundo que envió apoyo, felicitaciones, tarjetas o regalos. Incluso planea trabajar para una empresa que se asegure que "cada niño tiene un cumpleaños feliz y ninguno se sienta tan triste y solo en su cumpleaños", explica Krysten.
"Realmente, ese era mi único propósito para escribir el post, pero él dice que ha sido mucho mejor de lo que nunca creí", apunta.
"Estamos tan agradecidos por el número de personas que sólo querían asegurarse de que nuestro hijo tenía un feliz cumpleaños y que supiera que le quieren, así que gracias desde el fondo de nuestros corazones. Este será realmente un cumpleaños que ninguno de nosotros olvidará nunca".