Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Operan en el útero a unas trillizas que tenían problemas con el suministro sanguíneo

bebés,trillizos,operación en el útero,fetos,Eilah,Erin,Elsiecuatro.com

Un grupo de médicos británicos ha operado en el útero a unas trillizas que sufrían un grave problema de irrigación sanguínea. Las pequeñas recibían un flujo irregular de sangre de la placenta materna que provocaba el crecimiento de una, mientras otra corría el riesgo de no desarrollarse correctamente. Ahora, Eilah, Erin y Elsie, que nacieron el pasado octubre, ya están en casa para satisfacción de sus padres.

Las pequeñas, tras la intervención realizada con poco más de 17 semanas de gestación, están evolucionando bien, según el Daily Mail, que publica la historia.
Sus padres, Laura Slinger, de 26 años y Martyn Halliwell, de 29, fueron informado por los médicos que sufría el llamado síndrome de transfusión entre gemelos, un problema en el suministro de la sangre que compartían dos de los bebés.
Una gemela recibía demasiada sangre, mientras que el otro era privado de los nutrientes necesarios para su desarrollo. Ese era el caso de Elsie, que corría el riesgo de no desarrollar correctamente, mientras su hermana Eilá estaba recibiendo demasiada sangre.
La única esperanza era una operación de dividir el suministro de sangre de los gemelos, una operación que ponía en riesgo la vida de las tres niñas.
"Fue devastador cuando supimos que se estaban literalmente matando una a la otra", contó el padre.
La cirugía fue realizada en el Hospital de San Jorge, al sur de Londres, utilizando un láser para separar el suministro de sangre de las gemelas.
Sin embargo, los padres tuvieron que esperar dos semanas para saber si la operación había sido un éxito.
Las trillizas han permanecido desde octubre en el hospital, tras su nacimiento y ahora han recibido el alta y podrán pasar las fiestas navideñas en casa.