Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El bebé que no se enteró de que había nacido

Tras un parto prematuro y poco habitual en Los Angeles, EEUU, el protagonista de esta historia descansa tranquilo. Llegó al mundo de una forma que sorprendió, incluso, a los médicos que no dudaron en inmortalizar el momento. Y es que no es muy común que un bebé nazca con el saco amniótico intacto. Dentro del mismo, sus manos y sus pies se ven perfectamente. En un primer momento, los médicos pensaron que el pequeño estaba muerto, pero pronto descubrieron que respiraba y empujaba como queriendo salir de la bolsa. Ahora, ya fuera, recibe el cariño y los cuidados necesarios para criarse como uno más. Eso sí, ni sus padres ni los médicos olvidarán este alumbramiento casi único en el mundo.