Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La mujer que tiró a su bebé a un contenedor dice que dio una niña a unos desconocidos

La mujer detenida por tirar a su bebé a un contenedor subterráneo en Mejorada del Campo asegura que tuvo una niña en febrero de 2013 y que nada más salir del hospital la entregó a una pareja que no conocía. Según informa el diario El Mundo, Catalina ha hecho esta confesión desde la cárcel, donde permanece en prisión provisional, aunque la policía cree que abandonó a la pequeña.

Según informa el diario El Mundo, Catalina ha confesado que dio a luz a una niña en febrero de 2013 en el hospital del Henares de Coslada y que nada más recibir el alta entregó a la recién nacida a dos personas de mediana edad, que no conocía. La madre del pequeño arrojado en un contenedor, asegura que no sabe quiénes son y que les pidió que la cuidaran porque ella no se podía hacer cargo de la niña
La policía, en cambio, no cree esta nueva versión de los hechos y creen que se deshizo de la recién nacida de la misma forma que lo hizo de su quinto hijo.
En prisión provisional
Actualmente, Catalina está en prisión provisional acusada de un delito de homicidio en grado de tentativa después de que fuera detenida por abandonar a su pequeño, de apenas dos semanas de vida, en un contenedor subterráneo en Mejorada del Campo.
El niño fue rescatado por una patrulla de la Guardia Civil tras el aviso de un vecino. Tras extraer el contenedor, comenzaron a abrir las bolsas de basura una a una. Llegaron a temer que el bebé había muerto porque dejaron de escuchar el llanto, que fue finalmente localizado en una bolsa con una mochila de deporte. De ella asomaba el brazo de la criatura.
La madre fue detenida a las pocas horas y, aunque en un principio negó los hechos, terminó reconociendo el abandono.
De confirmarse las sospechas de la Guardia Civil, Catalina podría ser acusada formalmente de asesinato.