Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un niño autista de 17 años se suicida al recibir un falso mail de la policía

Un niño autista de 17 años se suicida al recibir un falso mail de la policíacuatro.com

Joseph Edwards, un estudiante británico de 17 años de sobresalientes y autista, se colgó después de recibir un falso mail de la policía en el que le decían que estaba siendo investigado por bajarse imágenes indecentes de Internet y le reclamaban 100 libras, unos 134 euros. Debido a su autismo, se tomó en serio el mail porque probablemente no se dio cuenta de que era falso, según un forense.

La policía señala que es casi imposible rastrear a los estafadores que están detrás del correo electrónico, pero creen que puede tener su origen en el extranjero, informa Daily Mail.
El joven de 17 años fue encontrado en su casa por su madre Jacqueline, que ha lanzado una campaña para concienciar a los jóvenes de los peligros de las estafas en Internet. Peleando con las lágrimas, explica al Windsor Guildhall que su hijo era  “feliz y había empezado a hacer nuevos amigos y estaba pasándolo bien”.
“No tenía ninguna preocupación que yo supiera. No creo que realmente lo entendiera. Sufría de autismo. No estoy segura de que realmente entendiera las implicaciones de lo que hacía. No habría hecho nada que nos hiciera daño a mí o su hermana, no deliberadamente”.
El forense Michael Burgess explica que “examinando el ordenador, parecía haber alguna clase de estafa. Inadvertidamente clicó en él y parece que, según la policía, apareció un pobre intento de chantaje. Su autismo podría haber hecho que se lo tomara en serio”. La gente con esta clase de discapacidad a menudo no entienden el sarcasmo o las mentiras y se toman las cosas literalmente.
“Joseph era un chico cariñoso. Tenía un peculiar sentido del humor, y estaba empezando a desarrollar su confianza en sí mismo. En muchos sentidos era un adolescente típico, a pesar de ser autista. Tenía sentido común, era calmando, amable y dulce y sus amigos también me han dicho que le recordarán como un ‘bailarín loco’”, recuerda su madre.
A pesar de su autismo, Joseph asistía a una escuela normal. Su familia planeaba viajar a Nueva York para celebrar su 18 cumpleaños.