Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El niño agresor del Instituto Joan Fuster ingresará en un centro especial para menores

El joven del Instituto Joan Fuster ingresará en un centro terapéutico residencial para chicos de entre 12 y 18 años. Han sido creados para proteger al menor, no de reinserción. Aquí viven jóvenes menores de edad con problemas por traumas, consumo de drogas o malos tratos, también, por parte de los padres. Cualquier problema grave que haya alterado su vida. Aquí estudian, duermen y hacen vida, pero son centros flexibles en las salidas de los chicos, dependiendo de cada caso. Se comprueba a diario y de forma individual, cómo están, cómo evolucionan. Tienen atención psicológica continua, y psiquiátrica si es necesario.