Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El arzobispo de Zaragoza condena "sin paliativos" los hechos de ciberacoso sexual imputados al portero de una parroquia

El Arzobispado de Zaragoza ha condenado "sin paliativos" los hechos que se le imputan a un hombre que trabajaba como portero en una parroquia de la capital aragonesa y al que la Policía ha definido como "ciberdepredador sexual".
El presunto acosador, que había contactado con más de 100 niñas en Internet a las que intentaba convencer para que le enviasen fotografías y vídeos de carácter sexual a cambio de dinero, dispositivos móviles o saldo para el teléfono, fue detenido el pasado sábado por la Policía Nacional.
El Arzobispado de Zaragoza ha emitido un comunicado en el que condena "sin paliativos los hechos que se le imputan a dicha persona". Si bien, recuerda que el ordenamiento jurídico garantiza la "presunción de inocencia" y, por ello, solicita "que el tratamiento de toda la información sobre este caso busque siempre la verdad de los hechos y el respeto absoluto de las personas".
El arzobispo también expresa su "dolor y cercanía a las víctimas y a sus familias" y aclara que "la persona a la que se imputan estos delitos ha sido retirada de su puesto de trabajo". El detenido ocupaba un puesto como "portero" en una parroquia de Zaragoza, según precisa.
Asimismo, el Arzobispado asegura su colaboración "en todo momento con la autoridad policial y judicial para esclarecer los hechos y circunstancias" del caso.
El arrestado, un varón adulto residente en la capital aragonesa y con antecedentes policiales, captaba a sus víctimas mediante 'grooming' en diversas redes sociales utilizadas mayoritariamente por adolescentes, según explica la Dirección General de la Policía.
Se hacía pasar por una chica adolescente y bisexual, convenciendo a las menores para que le enviasen fotografías y vídeos de carácter sexual a cambio de pequeñas recargas de saldo para sus teléfonos, dinero en efectivo o terminales telefónicos".
Tras la detención, se han intervenido sus equipos informáticos en los que se han encontrado 120.000 imágenes, 800 vídeos y más de 6.000 números de teléfono. Además, se ha identificado a 103 víctimas menores de edad a las que engañó para que le enviaran imágenes de contenido sexual explícito, la mayoría de ellas de entre 10 y 14 años, aunque los investigadores creen que podría haber un número "muy superior" de menores implicadas.
La investigación que ha llevado a la detención se inició en abril del año 2015 a partir de la denuncia presentada en una localidad canaria por la madre de una niña menor de edad, al descubrir que su hija había sido engañada por el usuario de un perfil de una conocida red social para que le enviase fotografías de carácter íntimo a cambio de recargas de saldo para su teléfono móvil.
Según explica la Policía, la investigación que se desarrolló a partir de entonces permitió identificar al responsable de los hechos y se procedió a su detención y al registro de su domicilio.