Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Por qué se arrugan los dedos de las manos y los pies cuando nos bañamos?

Las arrugas que crea el aguatelecinco.es

Las arrugas que salen en nuestras manos y pies podrían tener una explicación. En un reciente estudio, el Dr. Tom Smulders descubrió que los dedos arrugados por el agua agarraban mejor los objetos mojados o húmedos.

Darse un baño largo tiene su precio: los dedos de las manos y los pies se nos arrugan. Pero, ¿por qué nos pasa esto?
Pues bien la teoría más popular es que estas arrugas son el resultado del agua que, al deslizarse por nuestra piel, hace que se hinchen. Además son un claro aviso de que estamos pasando demasiado tiempo en el agua, según informaciones de Mirror.
Sin embargo, las arrugas en nuestros dedos podrían deberse a una importante razón evolutiva y son indicativas de que las habilidades de supervivencia se están perfeccionando. Según creen los científicos, esto nos permite tener un mejor agarre bajo el agua.
A pesar de que la hinchazón es causada por el agua, estas arrugas son un trabajo del sistema nervioso (que controla la respiración, la frecuencia cardíaca y la transpiración). Éste provoca que los vasos sanguíneos se contraigan debajo de la piel, según un estudio en el que su autor, el Dr. Tom Smulders afirmó a The Sun que habían demostrado que los dedos arrugados dan un mejor agarre en condiciones húmedas. Cuenta que si vamos tiempo atrás "esta arruga de nuestros dedos podría haber ayudado con la recolección de alimentos" en entornos húmedos.
Asimismo Smulders añade que "como vemos también en nuestros dedos de los pies, esto puede haber sido una ventaja, ya que puede haber significado que nuestros antepasados fueron capaces de obtener un mejor apoyo bajo la lluvia". Pero, ¿cómo llegó el autor a esta conclusión?
El estudio pidió a la gente que recogiera una variedad de mármoles con las manos y después con las manos arrugadas (tras haberlas remojado durante media hora en el agua). Los resultados mostraron que los participantes con los dedos arrugados fueron un 12% más rápidos con los mármoles húmedos. Sin embargo, cuando se trataba de coger objetos secos los dedos con arrugas no suponían ninguna diferencia.
Y es que, lo que esto parece sugerir es que la función de las arrugas en nuestros dedos y pies es la de ayudarnos a tener un buen agarre en objetos bajo el agua o húmedos. Asimismo el doctor del estudio explica que esto "plantea la cuestión de por qué no tenemos los dedos permanentemente arrugados", algo que pretende estudiar y examinar.
Asimismo, afirma que "teniendo en cuenta el aumento del nivel del mar y el estado general del planeta, pronto podríamos utilizar este rasgo como parte de nuestra vida cotidiana en un futuro no muy lejano".