Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Treinta años de cárcel para dos adolescentes que violaron a una anciana de 87 años

30 años de cárcel para dos adolescentes que violaron brutalmente a una anciana de 87 añosInformativos Telecinco

Rubén José Melanson y Raymond Michael Miranda, de 16 y 15 años respectivamente, han sido condenados a 30 años de cárcel después de irrumpir hace un año en una residencia de ancianos, y violar y rociar dos botellas de lejía por el cuerpo y la garganta de una anciana en silla de ruedas de 87 años. Los jóvenes han sido enviados a un centro de menores hasta los 18 años, que serán trasladados a un centro de adultos. La anciana sobrevivió al avisar a las enfermeras de la residencia en California (EEUU).

En abril de 2014, Rubén José Melanson y Raymond Michael Miranda, de tan solo 15 y 14 años, irrumpieron en una residencia de ancianos en Hemet, California (EEUU). A su paso, encontraron a una anciana de 87 años que iba en silla de ruedas. Los jóvenes la violaron brutalmente y luego rociaron dos botellas de lejía por su cuerpo y garganta, tal y como publica Mirror.
Gracias a un botón de emergencia que tenía en su habitación, pudo avisar a las enfermeras para que acudieran en su ayuda. Las asistencias médicas se trasladaron hasta la residencia donde le practicaron respiración cardiopulmonar y así poder salvarle la vida. Los dos jóvenes fueron detenidos horas después tras una pequeña persecución.
Un año después, la anciana vuelve a encontrarse frente a frente a sus agresores, esta vez, en los juzgados. Antes de que los jóvenes supieran la condena a la que se enfrentaban, la mujer en silla de ruedas les hizo un llamamiento: “Quiero que me miréis, aprecio vuestras disculpas”
Un año después, Rubén José Melanson y Raymond Michael Miranda de 16 y 15 años, se enfrentan a una condena de 30 años de cárcel. Hasta los 18 años estarán en un centro de menores, y después serán trasladados a un centro para adultos.