Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La anorexia y la bulimia serían hereditarias y estarían asociadas a genes específicos

campaña contra anorexia, anorexia, trastorno alimentario, modelos anorexicascuatro.com

Científicos de las universidades de Iowa y Southwestern, en Texas, Estados Unidos, han descubierto dos mutaciones genéticas, que producen el mismo efecto biológico, ya que los dos genes interactúan en la misma vía de señalización en el cerebro.

En el 'Journal of Clinical Investigation' se han publicado los resultados de un estudio sobre la identificación de genes específicos en trastornos alimenticios como anorexia o bulimia. Esta vía podría representar una nueva vía para comprender y tratar este tipo de trastornos.
Hasta ahora ha sido difícil identificar genes específicos que aumentan el riesgo de una persona a trastornos alimenticios. Michael Lutter, profesor adjunto de Psiquiatría y autor principal del estudio ha afirmado que "lo que realmente selló el hallazgo de que la asociación era real fue que las mutaciones tienen el mismo efecto". La investigación sugiere que las mutaciones que disminuyen la actividad de un factor de transcripción, una proteína que activa la expresión de otros genes, llamada estrógeno relacionado con el receptor alfa (ESRRA), aumenta el riesgo de trastornos de la alimentación.
Se analizó a 20 miembros de tres generaciones de una misma familia (diez personas afectadas y diez no afectadas) y ocho de una segunda familia (seis afectados y dos no afectados). El gen descubierto en la familia más grande era ESRRA, que activa la expresión de otros genes. La mutación asociada con trastornos de la alimentación disminuye la actividad de ese gen. Mientras que el gen hallado en la segunda familia es un represor transcripcional llamado histona deacetilasa 4 (HDAC4), que desactiva los factores de transcripción, incluyendo ESRRA. Esta mutación es inusual en el sentido de que aumenta la actividad del gen, puesto que la mayoría de las mutaciones disminuyen o destruyen la actividad de un gen.
Estos dos genes están implicados en las vías metabólicas en el músculo y el tejido graso, además de que ambos están regulados por el ejercicio. Los científicos responsables del estudio, planean estudiar el papel de estos genes en ratones y en cultivos de neuronas para saber exactamente qué están haciendo en el cerebro, además de buscar maneras de modificar la actividad de los genes, con el objetivo a largo plazo de encontrar pequeñas moléculas que podrían desarrollarse en las terapias para los trastornos alimenticios.
La anorexia y la bulimia son muy comunes, especialmente entre las mujeres, afectando a entre el 1 y el 3 por ciento del género femenino, además de estar entre las más letales de todas las enfermedades psiquiátricas: aproximadamente una de cada mil mujeres morirán a causa de la anorexia.