Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los análisis revelan que Asunta había ingerido una dosis alta de ansiolítico

Análisis toxicológicos realizados al cuerpo de la niña Asunta Basterra Porto, hallada muerta en una pista forestal del municipio coruñés de Teo, han revelado que la menor había ingerido una dosis alta de un fármaco del grupo de los ansiolíticos.

En concreto, fuentes próximas a la investigación han confirmado que los análisis reflejan que la niña tenía 0,68 microgramos por mililitro de sangre de una sustancia del grupo de las benzodiazepinas que se correspondería con lorazepam, una dosis que se considera alta para una menor de 12 años.
El lorazepam es un fármaco perteneciente al grupo de las benzodiazepinas de alta potencia y como tal es ansiolítico, sedante, relajante muscular, anticonvulsionante y amnesiante. Según ha trascendido, la madre de Asunta se medicaba para crisis de ansiedad y estrés.
Los investigadores consideran que las actuaciones en relación a este crimen "van bien encaminadas" y se ha avanzado.
Sin embargo, las fuentes de la investigación consultadas aseguran que aún no han remitido ningún informe a la Policía Judicial de Galicia sobre las cuerdas porque no se terminó de hacer el análisis y el cotejo entre las muestras recogidas en el lugar en el que se encontró el cadáver de Asunta y en la vivienda de la familia materna ubicada en Montouto, a poco más de tres kiómetros.
La semana pasada la Guardia Civil condujo a Madrid, al departamento de trazas del Servicio de Criminalística, los restos de cuerda que fueron hallados.
Este viernes, además, los padres de Asunta han sido llevados desde la prisión coruñesa de Teixeiro hasta Santiago para llevar a cabo una reconstrucción parcial de los hechos y otras diligencias, pero ambos se negaron a la práctica de las mismas en tanto no se levante el secreto de sumario, por lo que han sido devueltos al centro penitenciario.
La coartada de Porto
El abogado de Rosario Porto, José Luis Gutiérrez Aranguren, ha asegurado que su clienta "tiene coartada policial" para la noche en la que fue localizado el cuerpo de la niña, dado que permaneció "custodiada" hasta las 23.45 horas y luego estuvo en su domicilio con la madrina de la menor y su exmarido.
Así, el letrado ha considerado que en caso de que el juez crea que fue la madre de la menor la que trasladó el cuerpo a la pista forestal, debería abrir un proceso por "falso testimonio" contra el hombre que encontró el cuerpo y aseguró que el cadáver había sido movido desde la primera vez que lo vio en la madrugada del domingo.
Contra este testimonio, el abogado de Rosario Porto indica que la mujer "estuvo custodiada" desde las 22.30 horas del sábado, cuando presentó la denuncia por la desaparición de su hija, y las 23.45 horas, cuando los agentes la acompañaron hasta su domicilio. A partir de ese momento, permaneció en este lugar en compañía de la madrina de la menor y su exmarido hasta que el cuerpo fue localizado.
Además, Aranguren se ha mostrado "convencido" de que "hay una mano oscura que está filtrando datos sobre el caso" para perjudicar a su defendida en este proceso.