Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los análisis demuestran que Asunta fue sedada antes de ser asfixiada

Rosario Porto Ortega en el registro de su viviendacuatro.com

Los investigadores continúan haciendo pruebas toxicológicas sobre el caso de la niña hallada en Santiago y así esclarecer las causas que rodearon su muerte. Según apunta la Voz de Galicia, las pruebas han revelado que la niña fue sedada con un medicamento antes de ser atada y asfixiada. Ahora comprueban si el medicamento utilizado coincide con los tranquilizantes que  Rosario toma, debido a cuadros de ansiedad.

Los análisis enviados al Instituto Nacional de Toxicología de Madrid, han demostrado que la pequeña de 12 años, fue sedada por un medicamento antes de ser asfixiada, como asegura la Voz de Galicia.
Esto explicaría que en el cuerpo de Asunta no hubiese señales de haber forcejeado con el agresor antes de su muerte. Los investigadores se centraban desde un primer momento en la hipótesis de la sedación, algo que ha quedado confirmado.
Los análisis que se están llevando a cabo en estos momentos es determinar qué clase de sustancia sedante utilizaron, y si coincide con los tranquilizantes que Rosario toma, debido a los cuadros de ansiedad y estrés que sufre.
Otra de las pruebas que se están realizando son de ADN, para determinar a quién pertenecían las colillas de cigarros encontradas en la zona donde se encontró el cuerpo sin vida de Asunta.
Registro de la vivienda de la madre
Los padres de Asunta han llegado sobre las 10.45 horas de este jueves, esposados, a la vivienda de la madre en Santiago para iniciar el registro policial, que ha concluido sobre las 13.30.
La llegada ha sido un momento muy tenso y con mucha expectación por parte de los numerosos curiosos que estaban allí presentes, que incluso han increpado a los detenidos, los padres de la niña han llegado juntos en un coche policial hasta el domicilio, en la calle Doutor Teixeiro.
La Guardia Civil ha entrado asimismo en la vivienda portando una caja llena de bolsas de papel para recabar pruebas en el registro.