Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

A prisión tras amenazar de muerte a su exmujer con una pistola de aire comprimido

coche de Policía NacionalEFE
Agentes de la Policía Nacional han detenido en Coria del Río (Sevilla) a un hombre de 50 años de edad, después de que el mismo amenazase supuestamente de muerte a su exmujer con una pistola de aire comprimido, siendo el arrestado enviado a prisión sin fianza.
La Policía Nacional ha informado de que el caso se remonta a 2015, cuando la víctima, una mujer de 50 años de edad, comenzó a sufrir malos tratos tanto físicos como psíquicos por parte de su pareja, de los que no denunció nunca por miedo a represalias. Fue una agresión más grave la que le llevó a presentar la primera denuncia, aunque posteriormente por miedo intentó darle a su pareja otra oportunidad, retomando así la relación.
La segunda denuncia se formuló en el mismo año, pero esta vez la víctima no era solamente ella, pues el ahora detenido también agredió a una de las hijas de ambos, siendo emitida una orden de alejamiento e incomunicación que el agresor no cumplió, ya que siguió amenazándola con la finalidad de que retomaran la relación, por lo que fue detenido al quebrantar la misma.
Este pasado jueves, cuando la víctima se encontraba circulando con su vehículo, fue abordada por su ex pareja, que se introdujo a la fuerza en el coche de ésta y sacándose una pistola del bolsillo comenzó a golpearle con el cañón de la misma, hasta que le encañonó en el pecho diciéndole que la iba a matar. "Ahora te voy a matar, yo voy a ir a la cárcel pero tu de aquí no sales", habría dicho.
La víctima pudo ver desde el espejo retrovisor las luces azules de un vehículo policial que se aproximaba, por lo que vio la oportunidad de poder salir corriendo de su vehículo y pedir ayuda a los agentes, que detuvieron a este hombre de 50 años de edad ya en prisión por orden judicial.