Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cómo evitar intoxicaciones alimenticias

Cocina bien alimentoscuatro.com

El experto en intoxicaciones alimentarias y abogado Bill Marler publica 'Food Poison Journal', un artículo que incluye una lista de seis productos que él evita comer debido al riesgo que pueden conllevan para la salud de encontrarse en mal estado. Marler recuerda que una intoxicación alimentaria se produce a causa de la ingestión de alimentos abundantes en bacterias, entre ellas E. coli, salmonela, listeria y otras, que suele ir acompañada por trastornos gastrointestinales.

Atendiendo a los alimentos que más a menudo figuran en las denuncias de consumidores, el experto en intoxicaciones y abogado Bill Marler, aconseja tener cuidado en el consumo de estos seis productos, según recoge RT:
1. Leche no pasteurizada y bebidas que la contengan. 148 brotes de intoxicación alimentaria entre los años 1998 y 2011 son una razón suficiente para evitar estos productos.
2. Brotes de semilla cruda o ligeramente cocidos están relacionados con más de 30 casos de intoxicación alimentaria masiva desde mediados de la década de los 90. 
3. La carne poco hecha puede contener E. coli, salmonela y otras bacterias. El experto recomienda hacerla a 71ºC.
4. Frutas y verduras lavadas o cortadas previamente. La bacteria listeria puede crecer a temperaturas bajas, por lo que Marler dice que evita frutas y verduras, que antes de estar embaladas, fueron lavadas y cortadas.
5. Huevos crudos o poco cocidos. El riesgo de intoxicación por salmonela a través de los huevos ha disminuido durante los últimos 20 años, aunque las noticias de brotes se siguen dando. 
6. Las ostras crudas. Como organismos filtradores las bacterias del agua pueden entrar en su sistema provocando problemas después de comerlas. Además, la elevada temperatura del agua en el océano podría aumentar el crecimiento microbiano y propiciar enfermedades asociadas al consumo de mariscos crudos.