Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Entre tres y seis kilogramos, el peso que nos dejan las fiestas navideñas

Las personas aumentan de tres a seis kilogramos durante las fiestas de Navidad y fin de año. Lo dice el director del Instituto de Nutrición Humana de la Universidad de Guadalajara, Edgar Manuel Vázquez Garibay, que asegura que consumimos hasta un 100% de aporte energético a la dieta habitual sin que lo justifique un aumento de la actividad física.

"Si sucede esto y no aumentan su actividad física, la posibilidad de incremento de peso" es inevitable, indicó el experto mexicano en nutrición.

La estimación del aumento de peso durante este mes de diciembre, con  fiestas y celebraciones abundantes, es que "puede fluctuar entre tres y seis kilogramos por esta excesiva ingestión de alimentos fuera de sus casas o en reuniones", dijo Vázquez Garibay, según publicó el periódico Milenio.

En una entrevista, el nutricionista, ha explicado que los que peor llevan estos kilos de más son las personas mayores, con más dificultad para la eliminación del sobrepeso.

"En el caso de los jóvenes, la salud no se ve mayormente afectada, porque un mes después eliminarán los excesos de glucosa, pero para los ancianos, con problemas crónicos como diabetes o hipertensión, "hay mayor riesgo de descompensarse desde el punto de vista metabólico", alertó.

A esto se le suma, el número de personas que viven solas y con disfunciones por una mala racha financiera o pérdidas del empleo suelen comer durante las fiestas "de manera compulsiva" en "una época de gran consumismo, de expectativas, de compras de regalos y con estrés", explicó el especialista.

Asimismo, el director del Instituto de Nutrición Humana de la Universidad de Guadalajara, sugiere evitar el consumo excesivo de diferentes platillos, tratar de comer una o dos opciones máximo en los alimentos sobre todo en la comida y cena.

Además combinar alimentos con otros que tengan escaso contenido energético, por ejemplo con frutas, verduras, ensaladas y no excederse en las porciones, "si comen uno o más platillos que sean en porciones pequeñas".

Aconsejó también esforzarse porque la mayoría de los platos contengan como elemento principal pollo, pescado, verduras y frutas que son alimentos que contienen poca grasa, así como tratar de consumir ensaladas .