Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El alcohol en la adolescencia provoca cambios en el cerebro

Adolescentes de botellónEFE

La exposición repetida de alcohol durante la adolescencia provoca cambios duraderos en la región del cerebro que controla el aprendizaje y la memoria, según una investigación de la Escuela de Medicina de la Universidad de Duke, en Durham, Carolina del Norte, Estados Unidos.

El estudio, publicado en la revista 'Alcoholism: Clinical & Experimental Research', proporciona nuevos conocimientos a nivel celular para saber cómo la exposición al alcohol durante la adolescencia, antes de que el cerebro esté completamente desarrollado, puede provocar anomalías celulares y sinápticas con efectos perjudiciales duraderos en el comportamiento.

"A los ojos de la ley, una vez que las personas llegan a la edad de 18 años, se consideran adultos, pero el cerebro continúa madurando y perfeccionando hasta los 20 años", subraya la autora principal, Mary-Louise Risher, investigadora post-doctoral en el Departamento de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento de Duke.

"Es importante que los jóvenes sepan que cuando beben en exceso durante este periodo de desarrollo, podrían ocurrir cambios que tienen un impacto duradero en la memoria y otras funciones cognitivas", añade esta investigadora.
Risher y sus colegas, entre ellos Scott Swartzwelder, profesor de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento de la Universidad de Duke e investigador senior en el Centro Médico Durham VA, expusieron periódicamente a roedores pequeños a un nivel de alcohol que, en los seres humanos llevaría a incapacidades pero no a la sedación.

Después, no se dio más alcohol a estos animales y crecieron hasta la edad adulta, que en su caso se produjo entre los 24 y 29 días posteriores. Estudios anteriores realizados por el equipo de Duke  han demostrado que los animales adolescentes expuestos al alcohol cuando son adultos son mucho menos expertos en tareas de memoria que los normales, incluso sin exposición a más alcohol.