Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los afroamericanos apenas participan en los ensayos clínicos de nuevos fármacos para la diabetes

Investigadores del William Sansum Diabetes Center en Santa Bárbara (Estados Unidos) han descubierto que la población afroamericana tiene muy baja presencia en los ensayos clínicos realizados con nuevos tratamientos para la diabetes, a pesar de que la incidencia de esta enfermedad es casi el doble de la de la población de raza blanca.
El hallazgo, publicado en la revista 'The Lancet Diabetes and Endocrinology', se produjo tras el análisis de 7 estudios realizados a partir del año 2008, cuando la Agencia Americana del Medicamento (FDA, en sus siglas en inglés) estableció que los nuevos medicamentos antiglucémicos se sometieran a pruebas de seguridad cardiovascular, que podían varar en función de la raza o la etnia de los pacientes.
En cinco de ellos, según vieron, los afroamericanos representaban menos del 5 por ciento de todos los participantes. "Están infrarrepresentados en los ensayos clínicos con nuevas terapias y dispositivos", ha reconocido David Kerr, uno de los autores del estudio.
De hecho, este experto admite que la baja presencia de subgrupo de afectados podría favorecer que estuvieran expuestos a "terapias que pueden no funcionar o resultar perjudiciales", según Kerr.
Este experto recuerda que la tasa de diabetes entre la población afroamericana se sitúa en alrededor del 13 por ciento, en comparación con el 7,6 por ciento de la población blanca. Asimismo, las tasas de mortalidad por enfermedades cardiovasculares también son desproporcionadamente más altas entre la población negra.
Cuando se trata de la efectividad y seguridad de los medicamentos, la raza no condiciona necesariamente la respuesta a un tratamiento pero tampoco garantiza que los resultados vayan a ser similares.
Sin embargo, la mayoría de los estudios cardiovasculares en las últimas décadas se han centrado en hombres heterosexuales blancos, ha añadido Andrew Krumerman, del Colegio de Medicina Albert Einstein y el Centro Médico Montefiore de Nueva York.
"El estudio actual confirma que los sujetos afroamericanos están mal representados en los grandes ensayos clínicos cardiovasculares", agregó este experto, que no participó en el estudio.
No obstante, este hallazgo parece trascender más allá de la diabetes ya que, por ejemplo, hay estudios que han descubierto que dos tipos de fármacos para la presión arterial no funcionan igual de bien en los pacientes de raza negra como de otro tipo, al tiempo que se ha observado que otro para la insuficiencia cardiaca funciona especialmente bien en los pacientes de raza negra pero no en los blancos.
"Durante algún tiempo hemos sabido que las poblaciones minoritarias de alto riesgo han estado infrarrepresentadas en los ensayos clínicos", según Daniel Lackland, un investigador de la Universidad Médica de Carolina del Sur que no participó en el estudio y que extiende este hecho a los ensayos clínicos con algunos fármacos antitumorales.