Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Para las acusaciones particulares el Madrid Arena no es apto para eventos de masas

Comsión de investigación del Madrid Arenacuatro.com

Los abogados que representan a las familias de las víctimas de la fiesta de Halloween en el Madrid Arena y la representación del sindicato Manos Limpias han concluido, tras visitar estas instalaciones, que el recinto no reúne "ni uno de los requisitos" que debe haber para la celebración de un evento de las características del 31 de octubre, en el que murieron cinco jóvenes. Este mismo miércoles, el Grupo Municipal Popular ha puesto punto y final a la comisión de investigación en el Ayuntamiento de la capital culpando al promotor de la fiesta de Halloween, Miguel Ángel Flores, de "excederse en sus ansias de dinero".

La inspección ocular se ha producido este miércoles a instancias de las acusaciones particulares y se ha prolongado por dos horas. Durante este tiempo han recorrido las instalaciones los abogados Felipe Moreno, Gerardo Viada y Virginia López, quienes han comprobado 'in situ' las dimensiones de la pista central y los pasillos, así como donde estaban colocadas las 127 cámaras.
"No me creo que este local tenga licencia para albergar 10.600 personas. No me lo puedo creer. No reúne ni uno de los requisitos para eso. Los pasillos son un auténtico túnel de 2,5 metros de ancho y 5 de largo", ha aseverado Abdón Núñez, el abogado de la familia de Belén Landon, una de las víctimas mortales.
Por su parte, Gerardo Viada, que representa a la familia de Katia Esteban, ha definido el recinto Madrid Arena como "una ratonera". "Por ahí no hace falta que haya 20.000 personas para que se produzca esto. Con 4.000 era suficiente. Es imposible que no haya avalancha. Por eso hubo gente que estuvo esperando treinta minutos sin salir", ha añadido.
El Grupo Popular ha presentado las conclusiones de la comisión de investigación, en las que afirma que el promotor de la fiesta se "excedió en sus ansias de dinero", lo que le llevó a "pasar la línea entre la responsabilidad del empresario y la comisión de un delito".
Así lo ha señalado el portavoz del PP, Enrique Núñez, que ha defendido que el Madrid Arena cumplía la normativa aunque ha reconocido, como presidente de Madrid Espacios y Congresos (Madridec), que los procedimientos "son mejorables".
El primero en tomar la palabra en la última sesión de la comisión de investigación, en la que se ha aprobado el dictamen final, ha sido el portavoz de UPyD, David Ortega, que ha pedido que el informe que salga de la Casa de Cisneros sea remitido al magistrado y al ministerio fiscal.
La "política del cortijo" ha sido una de las principales críticas de la formación magenta, que han afirmado que tras más de 20 años de gobierno del PP porque "no todo se justifica en las urnas". "Necesitamos confiar en ustedes, son el gobierno, pero se necesita un cambio radical", ha defendido.
"Sin asumir responsabilidades"
Una de las intervenciones más contundentes ha sido la del portavoz de IU en la comisión, Ángel Lara, que sí ha presentado conclusiones a pesar de no haber participado en la comisión, a la que definieron en su momento como "pantomima". Como resumen, Lara ha subrayado que "el único objetivo perseguido por el PP ha sido no asumir responsabilidades en los hechos ocurridos". "Si todo ha sido perfecto, lo mismo puede volver a ocurrir", ha lamentado.
En este punto, el edil ha calificado de "intolerable" que "el único funcionario que estuvo presente en los hechos y a las órdenes de la empresa Diviertt", el funcionario Carlos Viñals -hijo de Simón Viñals, responsable del servicio sanitario privado en la noche de la tragedia-- no haya asistido a la comisión porque el Ayuntamiento "no le haya hecho entender la necesidad de comparecer". Carlos Viñals está siendo llamado por el área de Personal para establecer si se produjo una supuesta falta de compatibilidad.
Otra de las críticas de IU, además de la falta de documentación, ha sido que los comparecientes "se pertrecharon con atrezzo y se pasaron toda su intervención leyendo unos folios, incluso cuando tenían que contestar a las preguntas que se les hacían" mientras otros "dieron lecciones magistrales sobre sus competencias".
Mención aparte ha merecido el aforo. "No conocemos cuántas entradas se han vendido oficialmente y es un dato fundamental para la factura que Diviertt tiene que pagar a Madridec (condicionada al número de asistentes)", como ha señalado Ángel Lara.
Lissavetzky, "insultado" intelectualmente
En una línea similar ha ido el portavoz socialista, Jaime Lissavetzky, que ha afirmado que en algunos momentos durante la comisión se sintió "insultado" y "agredido desde el punto de vista intelectual". "No vengo a que me lean", ha explicado. Sí que ha considerado, por otro lado, que "ha merecido la pena" acudir a la comisión -propuesta por este grupo-- porque de ella "han salido algunas cosas".
Igual que sus compañeros en la oposición, Lissavetzky ha afirmado que el equipo de Gobierno "no ha asumido responsabilidades". Todo ello tras criticar el "trasvestismo de opinión" de algunos comparecientes.
Por último, el portavoz del PP, Enrique Núñez, ha alabado la decisión de su antecesor, Pedro Calvo, por dimitir "por absoluta generosidad y por respeto a las familias". Tampoco se ha olvidado del cese de los dos máximos responsables de Madridec y ha adelantado, como presidente de la sociedad municipal, que tomará decisiones pero que "en momentos de zozobra hay que mantener la cordura porque no hay que trasladar inestabilidad a los trabajadores y sus familias". "Tomaré decisiones y no tardaré mucho", ha reiterado.