Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un fallo humano habría provocado la muerte de un hombre en el parque de Navarra

La investigación realizada por la Policía Foral ha concluido que el accidente mortal ocurrido este pasado sábado en un parque de aventura de Beartzun (Navarra) se debió a un presunto fallo humano. Según las pesquisas policiales, a la persona fallecida, un vecino de Getxo (Vizcaya) de 40 años, le faltaba uno de los cables de sujeción, que debía unir su arnés con la sirga que atraviesa el barranco.

El responsable de colocar las sujeciones en esta atracción, un vecino de Berrioplano, de 52 años identificado como M.M.A.G ha sido denunciado penalmente como presunto autor de un delito de homicidio por imprudencia.
La Policía Foral ha remitido el atestado al titular del juzgado de Instrucción número 4 de Pamplona, quien coordina la investigación, según ha informado el Gobierno foral en un comunicado.
La atracción en cuestión, conocida como el péndulo, dispone de un sistema específico para que se puedan arrojar al vacío aquellas personas que tienen miedo o cuentan con una discapacidad, como es el caso del hombre fallecido.
A estas personas se les colocan dos sujeciones, una que les permite asomarse al barranco con las piernas colgando y otra que les une, como al resto de participantes, a la sirga que atraviesa el barranco.
El fallecido sí llevaba la primera sujeción, pero no la segunda, tal y como concluye la investigación realizada por la Policía Judicial de la Policía Foral.