Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los aberrantes métodos de esta monja para ocultar los abusos sexuales a niños sordos

Argentina continúa escandalizada por los abusos continuados que sacerdotes católicos hicieron a menores sordos. Según la policía, la monja detenida esta semana fue clave para que los abusos se llevaran a cabo durante años. Tenía a su cargo a 47 menores, desde el año 2007, en el Instituto Provolo de Mendoza. Allí los maltrataba física y psicológicamente, y seleccionaba a los más sumisos para que los curas abusaran de ellos. Incluso llegó a ponerles pañales, después de los abusos, para ocultar las graves heridas que sufrían los pequeños. El principal imputado es un sacerdote de 82 años que en los años 60 fue enviado por el Vaticano a Argentina después de que fuera denunciado varias veces por violación a menores en Verona.