Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El zoo de Copenhague reincide y sacrifica a cuatro leones, dos de ellos cachorros

El zoológico de Copenhague ha vuelto a sacrificar animales sanos por necesidades 'organizativas'. En esta ocasión han sido cuatro ejemplares de león, dos cachorros de menos de 10 meses de edad y un macho y una hembra adultos. La excusa ha sido la necesidad de hacer espacio para un nuevo macho dominante ante el cual estos cuatro sacrificados tenían escasas posibilidades de supervivencia. Este centro ya se hizo famoso hace meses por dar muerte a la jirafa 'Marius' y diseccionarla en público.

Según informa CNN, los responsables del parque ha intentado justificar la medida explicando que la llegada del nuevo macho de tres años de edad a las instalaciones ponía en peligro la vida de los cuatro especímenes ahora sacrificados.

Eso es así, explican porque están convencidos de que nada más entrar en contacto, el nuevo adulto acabaría con la vida de los cachorros en escasas horas.

Algo parecido ocurrría con los otros dos adultos, un macho y una hembra, ambos de 16 años de edad por una cuestión de territorialidad.

El zoo de la capital danesa es mundialmente conocido por su trabajo con leones y por la labor reproductiva que desarrollan con esta especie.

Sus portavoces se han mostrado entristecidos por no haber podido encontrar un nuevo hogar para los dos cachorros y los dos adultos sacrificados.

El precedente de la jirafa 'Marius'
Pero no es la primera vez que este parque es noticia por hechos similares. En febrero, una acción similar escandalizó a la opinión pública mundial.

En aquella ocasión fue una jirafa el animal sacrificado. 'Marius', como se llamaba el ejemplar, estaba sano y se le quitó la vida para evitar cruces endogámicos entre los especímenes que tenía el parque.

Lo peor es que tras su sacrificio fue descartizado en público ante la mirada atónita de niños y jóvenes que participaron en una clase de anatomía animal. Los restos desmenbrados de 'Marius' sirvieron de alimento para los leones.

En esta ocasión el zoo alegó que las reglas de la Asociación Europea de Zoos y de Acuarios le obligaban a adoptar estas medidas para evitar la consanguinidad entre jirafas, algo que este organismo confirmó.