Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Zoo de Madrid traslada un pollito de búho real al centro de Brinzal para la recuperación de rapaces nocturnas

El Zoo de Madrid ha trasladado un pollito de buhó real hasta el Centro de Brinzal para formar parte del programa de recuperación de rapaces nocturas.
Según ha informado la fundación en un comunicado, con motivo del Día de la Biodiversidad Biológica de las Naciones Unidas, la Fundación Parques Reunidos y Zoo de Madrid han apoyado junto al centro Brinzal la recuperación y conservación de aves rapaces nocturnas y su posterior suelta en libertad en la Comunidad.
Después de ser chequeado y anillado, el búho de apenas dos meses se ha incorporado a una instalación bajo el cuidado de una pareja de ejemplares irrecuperables que ejercerán de "nodrizas" en un proceso progresivo de adaptación y adopción. Durante los próximos tres meses, las instalaciones de entrenamiento le servirán además para empezar a desarrollar su instinto de caza y aprender a sobrevivir en la naturaleza.
Este primer ejemplar que se incorpora al proyecto de recuperación de Brinzal es fruto de una pareja de búhos reales irrecuperables que se encuentran en la instalación de estas rapaces del parque madrileño. Estos dos ejemplares fueron incautados y cedidos, en 2013, desde el Centro de Recuperación de Especies Amenazadas de Málaga (CREA) para su mantenimiento y alojamiento con fines de cría en cautividad, educación ambiental e investigación entre Zoo Aquarium de Madrid y la Junta de Andalucía.
El proceso final que protagonizará el pollo de búho real se mostrará de forma ejemplificadora, este domingo a las 18.30 horas con la suelta de dos ejemplares de búhos reales, ya recuperados en Peralejo.
Durante el tiempo que pasan en el centro hasta su suelta es muy importante que no se acostumbren al ser humano para que su desarrollo psicológico sea el adecuado en su introducción a la naturaleza. Aquí es donde las "nodrizas" actuarán como "padres adoptivos" de los pequeños búhos.