Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Zoido defiende los CIE como imprescindibles para controlar la inmigración aunque estudia sus protocolos de seguridad

El ministro del Interior, Ignacio Zoido, ha defendido que los Centros de Internamiento de Extranjeros son un "instrumento imprescindible y eficaz para el control de la inmigración" y ha asegurado que los protocolos que allí se siguen son "respetuosos con los derechos humanos" y con la legislación europea. Aún así, ha indicado que se estudiarán sus protocolos de seguridad y que, una vez evaluados, "se tomarán decisiones" y la Cámara Baja será informada.
Zoido ha respondido así durante la primera sesión de control al Gobierno, tras ser preguntado por el diputado de PNV, Mikel Legarda, sobre las medidas que va a tomar para rebajar la tensión que se vive en los CIE, tras el motín registrado en el centro de Aluche (Madrid) y la huida de internos en los de Barcelona y Murcia en los últimos meses.
Durante su intervención, Legarda ha cuestionado la función de los agentes de la Policía Nacional responsables de la seguridad de estos centros y que, a su juicio, "no han sido formados" para gestionar la tensión, la ansiedad o el miedo que sufren los internos que allí se encuentran.
El diputado nacionalista ha apuntado que, para los inmigrantes, la figura del agente se percibe como "los causantes de su situación" porque son "quienes los detienen, tramitan su expediente, los interna y los lleva al avión para su deportación". Para el PNV, los funcionarios de la Policía Nacional deberían ocuparse sólo "de la vigilancia del perímetro" exterior de los CIE y encargar la asegurar del interior a civiles preparados.
Tras estas palabras, Zoido ha aclarado el límite de permanencia en los centros españoles es 60 días, una cifra "muy inferior al resto de países del entorno", que la ocupación es del 42 por ciento y que en los últimos cinco años la estancia se ha reducido.