Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

WWF pide una reunión urgente al ministro de Fomento ante la muerte de 4 linces, tres atropellados, en lo que va de año

La organización WWF ha denunciado la muerte de cuatro linces, tres de ellos atropellados y otro atrapado en un lazo ilegal, en apenas siete días. Ante la reiteración de atropellos en lugares conocidos, la organización ha reprochado al Ministerio de Fomento que aún no haya realizado las inversiones comprometidas para acabar con los puntos negros en las carreteras donde se están registrando los atropellos y ha pedido una reunón urgente con el ministro Íñigo de la Serna.
WWF ha alertado de que, si siguen los atropellos al ritmo que han comenzado, se llegaría a los 36 linces muertos en 2017 por esta causa, una cifra incluso más alta que el "triste récord" de 22 atropellos alcanzado en 2014. En 2016, el número de atropellos de linces descendió hasta los doce ejemplares, por segundo año consecutivo, al tiempo que las nuevas poblaciones han ido consolidándose, además de producirse el nacimiento de 36 cachorros.
La organización ha responsabilizado de la "sangría de atropellos" de linces en las carreteras en los últimos días al Ministerio de Fomento por "la tardanza del ministerio de Fomento en poner en funcionamiento las grandes inversiones comprometidas". El último atropello ha sido este mismo fin de semana en un nuevo punto negro de la A4 en Ciudad Real donde el año pasado ya murió otro ejemplar.
Además de este atropello, la organización también ha denunciado otra muerte en otro punto negro reiteradamente denunciado, en este caso en la N-420, donde murió un ejemplar el 12 de enero. El tercer lince aparecía el 6 de enero en el término municipal de Adamuz, en Córdoba, en la carretera A-421, siendo el primer caso de muerte por atropello en las vías andaluzas en lo que va de 2017.
WWF comenzó hace casi dos años una campaña para denunciar la grave amenaza que suponen los atropellos para la conservación de esta especie. Para ello lanzó la campaña de recogida de firmas 'Ni un lince más atropellado', que cuenta con el apoyo de más de 22.000 activistas.
La organización ha lamentado que, pese a "las buenas palabras y la disponibilidad de los técnicos del Ministerio de Fomento y a la puesta en marcha de distintas medidas menores como la reparación de vallados, el desbroce de los márgenes, la adecuación de infraestructuras trasversales o la señalización de tramos, "las principales obras para garantizar la permeabilidad de infraestructuras como la A-4 o la N-420 todavía no han empezado".
Asimismo, la entidad reclamará al Ministerio que establezca la financiación necesaria para permeabilizar nuevas infraestructuras.
Para Juan Carlos del Olmo, Secretario General de WWF España: 'La conservación del felino más amenazado del mundo debe ser una responsabilidad de todo el gobierno".
En total, y de acuerdo con los datos de 2015 --aún no se ha cerrado el censo de 2016--, la población de linces es de 404 ejemplare, de los que 76 están en Andujar; Guadalmellato, 61; Guarrizas, 48 linces y fuera de Andalucía había 43 individuos. La población que más ha crecido este año es la de Montes de Toledo, con 14 cachorros.