Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Varias familias ocupan una residencia destinada a refugiados sirios en Barakaldo

Un centro destinado a acoger a refugiados sirios en la localidad vizcaína de Barakaldo ha sido ocupado por varias familias, una con cuatro hijos menores. Richard nos invita a pasar a su casa, a la que accedió forzando la entrada. Casado, con cuatro hijos menores de edad, y sin trabajo, Richard no se lo pensó dos veces. Ocupó esta vivienda municipal deshabitada y en perfecto estado. Esta familia no vive sola, comparte hogar con otra mujer, con dos niños, y un joven, Asier, encofrador en paro desde hace años. "Lo que queremos es un sitio digno para vivir", dice. Es la petición de las tres familias. Ahora que el Ayuntamiento de Barakaldo ha puesto en manos de un juez el inminente desalojo del inmueble. "La solución no pasa por pegar una patada en la puerta", señala Mikel Antizar, concejal de Acción Social en el Consistorio vizcaíno. El piso, de 10 habitaciones, fue en su día un hogar de acogida para menores con problemas familiares y pretende convertirse en futura residencia de refugiados sirios.