Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Veintiún millones de personas en el mundo se ven sometidas a trabajo forzoso

Veintiún millones de personas en el mundo se ven sometidas a trabajo forzoso según la Organización Internacional del Trabajo. Son víctimas de unos explotadores que ganan con su sufrimiento 110.000 millones de euros cada año. La explotación sexual destaca  por ser el método de opresión más lucrativo y extendido. Es la esclavitud del siglo XXI: mujeres explotadas sexualmente, abusos en cárceles y ejércitos o niños despojados de su infancia. El 55% de las víctimas son mujeres y niñas, por la prostitución y el trabajo doméstico. Por zonas, Asia y el Pacífico es la región donde se concentra con creces el mayor número de trabajadores forzosos, seguido de Economías Avanzadas y Europa.