Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Vaticano aboga por "hacer frente común" contra la corrupción, el crimen organizado y la mafia

El Vaticano propone la creación de una red global que desarticule las redes criminales, a partir del cumplimiento de Tratados internacionales, y estudiará la excomunión para mafiosos porque "la corrupción, antes de ser un acto es una condición".
Estas conclusiones fueron expuestas en el documento final de las consultas internacionales surgidas a raíz del Debate Internacional sobre la Corrupción, organizado el pasado mes de junio por el Dicasterio para el Desarrollo Humano Integral en el Vaticano. En el documento, el dicasterio da a conocer su intención de "formar un frente común contra las diversas formas de corrupción, crimen organizado y mafia" y expresa su compromiso para "profundizar en el estudio de la excomunión de las organizaciones criminales".
Según recoge Radio Vaticana, "hacer frente común contra las diversas formas de corrupción, el crimen organizado y la mafia" es la clave del documento final del Dicasterio para el Desarrollo Humano Integral publicado esta semana. "La Iglesia -señala el texto- debe ponerse al servicio con coraje, decisión, transparencia, espíritu de colaboración y creatividad".
Además, también se ha planteado la institución de un día de oración contra la corrupción y la mafia durante el mes de febrero de 2018, en memoria de la muerte del beato Giuseppe Puglisi, un sacerdote italiano asesinado frente a su parroquia en Palermo(Italia) en 1993 por la mafia siciliana.
"Se profundizará en el estudio, junto a las Conferencias Episcopales y las Iglesias locales, de la excomunión de la mafia y organizaciones criminales similares, en la perspectiva de la excomunión por la corrupción", señala el documento.
El Vaticano reconoce "que no será sencillo". En este sentido, reitera que "la Iglesia está difundida en el mundo y hace falta escuchar a todas sus articulaciones para proceder en el diálogo también con los no cristianos, de manera participativa, transparente y eficaz"
"La corrupción -- se dice el documento-- antes que un acto es una condición, por lo tanto, es necesaria la educación, la acción institucional y la participación de los ciudadanos". Para el Vaticano, la tarea educativa, por tanto, "no se reducirá a exhortaciones piadosas, sino que se tomarán acciones concretas" con "maestros creíbles". "No son creíbles aquellos que buscan privilegios, exenciones, alianzas o formas preferenciales incluso de manera ilegal", señala el texto.
De la consulta, también se desprende que la corrupción deriva en "falta de paz", por lo que hace un llamamiento a "despertar las conciencias", haciendo hincapié en "tres niveles de acción: la educación, la cultura y la ciudadanía contra toda forma de indiferencia". "Las leyes son necesarias pero no bastan", concluye el documento.