Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Vaticano confirma la falta de competencia para juzgar a los dos periodistas del 'Vatileaks 2'

El Tribunal Vaticano ha confirmado la falta de competencia jurídica para procesar a los dos periodistas italianos que filtraron la documentación reservada de la Santa Sede, Gianluigi Nuzzi y Emiliano Fitipaldi, a través de la publicación de los libros 'Viacrucis' y 'Avarizia', en el caso conocido como 'Vatileaks 2'.
La oficina de prensa del Vaticano ha divulgado este sábado, más de seis meses después de que terminara el juicio, la sentencia de más de 80 páginas sobre el caso de filtración de documentos reservados en el que se acabó condenando al sacerdote español Lucio Ángel Vallejo Balda a año y medio de reclusión por complicidad en las filtraciones.
Las deliberaciones finales del tribunal del pasado julio fueron depositadas este viernes 23 de diciembre y por eso ahora han sido desclasificadas y accesibles a la prensa. Los dos únicos condenados fueron la relaciones públicas Francesca Chaouqui y el sacerdote español, a quien Francisco concedió la libertad condicional la semana pasada sin que hubiera cumplido toda la condena ya que le quedaban siete meses que debía todavía pasar en la prisión del Vaticano.
Por su parte, Chaouqui fue condenada a diez meses de prisión, pero finalmente fue beneficiada de la suspensión de la pena, mientras que el colaborador de Vallejo Balda, Nicola Maio, fue absuelto. Respecto a las presiones que recibió Vallejo por parte de Chauqui, el presidente del Tribunal vaticano, el juez Giuseppe della Torre sí reconoció "una cierta tensión psico-emotiva que atormentaron al imputado".
En las motivaciones jurídicas de la sentencia se esclarecen los motivos de falta de competencia del tribunal de Vaticano para procesar penalmente a los dos periodistas. La principal razón refiere a la territorialidad ya que ninguno de ellos formaba parte de "las categorías establecidas" del personal vaticano que podían ser juzgados, según las nuevas leyes que emitió Francisco sobre los delitos de filtración de documentos.