Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Varios centenares de personas asisten en directo al Sorteo y 'Manoli' es de nuevo la primera en entrar

Las puertas para acceder al Teatro Real, donde este jueves se celebra el Sorteo de la Lotería de Navidad han abierto al público a las 8.00 horas para que entraran los varios centenares de personas que esperaban, algunos de ellos casi 24 horas, y los 99 medios de comunicación acreditados para el evento.
La primera en entrar por la puerta ha sido Manoli, una mujer de 80 años, que lleva desde 2011 siendo la primera en llegar al Teatro Real para asistir al Sorteo, en esta ocasión disfrazada de "hada madrina".
"Llevo aquí desde las nueve y media de la mañana del miércoles --reconoce--. Este año he tenido que irme un momento porque he tenido un problema, pero luego he vuelto".
Sobre su vestimenta, explica que "tocará los números con la varita mágica" para ver si le toca algún premio que empleará, según dice, para "tapar agujeros" y para hacer un donativo a "la ONG del Padre Ángel", es decir, Mensajeros de la Paz.
Justo por detrás de Manoli estaban, Jesús, quien ha acudido a la cita (con la que cumple desde hace doce años) desde Cantabria y que llevaba desde las 10 de la mañana de este miércoles esperando en la puerta del Teatro Real, disfrazado de Papa; o, un poco más atrás, Rafael, quien ha llegado desde Barcelona y ha pasado la noche en la cola con el uniforme de legionario que llevó en su juventud.
"Hace bastante frío --reconoce Jesús-- aunque ahora que va acercándose la hora se lleva mejor, porque ya tenemos puesto el disfraz y con los nervios de contentura que uno tiene, lleva mejor el frío".
Según explica, viene a ver si "le da suerte" a la asociación benéfica cuyo número ha comprado, aunque asegura que viene también porque le hace ilusión el evento y porque, después de doce años participando, "muchos de los que van son amigos".
Pocas horas antes de la apertura de las puertas, en la terraza de la cafetería colindante con el Teatro Real han comenzado a repartir chocolate caliente con churros para las personas que esperaban y para los profesionales de los medios de comunicación que hacían también cola para acreditarse.
Una vez abiertas las puertas, cada uno ha elegido el sitio y, durante la comprobación de las bolas del sorteo, varias personas han acudido a comprobar que estaba el suyo en la tabla correspondiente, hasta que, diez minutos antes de las nueve y hechas las comprobaciones, los responsables del Sorteo han procedido a introducir las bolas en los bombos, entre aplausos del público e imitaciones de los niños de San Ildefonso, los responsables de cantar los premios conforme salgan.