Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UGT denuncia que no hay plazas suficientes en los comedores escolares que se abren en verano para niños sin recursos

UGT ha denunciado este martes 11 de julio que no hay plazas suficientes en los comedores escolares que las comunidades autónomas y ayuntamientos abren en verano para los niños de familias en riesgo de pobreza o exclusión social y denuncia que sólo cuentan con una comida saludable de lunes a viernes porque los fines de semana cierran.
"Un año más, al terminar el periodo escolar, lo que para algunos niños significa disfrutar de las vacaciones de verano, para otros lamentablemente se convierte en un riesgo vital", señala este sindicato en un comunicado, en el que afirma también que la apertura de los comedores es una medida "insuficiente" y de "emergencia" para "paliar" la "ausencia" de políticas sociales.
Desde UGT tachan de "preocupante" la situación de los niños que no puedan acceder al programa de comedores bien por falta de plazas habilitadas o bien por no encontrarse en edad escolar, "negándoseles, por tanto, el poder recibir ese menú escolar como la única comida que realicen al día".
Por ello, esta organización, aunque estima acertada la decisión de abrir las instalaciones escolares en verano para estos menores, también ve "fundamental" que los mismos dispongan de tantas plazas suficientes para atender la demanda y que la condición para acceder a estos comedores escolares de verano sea que los usuarios estén en situación socioeconómica desfavorecida, independientemente de si están o no en edad escolar.
AYUDAS DIRECTAS Y COMIDA PARA LOS FINES DE SEMANA
Además, ha defendido que, para garantizar una cobertura diaria a todos los niños independientemente de su edad, se destinen ayudas económicas directas para familias con menores que se encuentren en situación de vulnerabilidad para posibilitar una comida equilibrada en casa y que sean complementarias con los salarios sociales.
Para evitar la "posible estigmatización" para el niño beneficiario de estos programas, UGT propone que la apertura de comedores se acompañe de programas educativos, similares a los campamentos o colonias de verano, y unidos a la posibilidad de adquirir comida para el fin de semana.
"Los comedores escolares son necesarias pero no suficientes. Se deben implantar medidas que supongan cambios estructurales. Es necesaria una política integral de protección a la familia, a la infancia, medidas más eficaces y que lleguen a más destinatarios, y de garantía de rentas", subraya el sindicato.