Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trasladan a Madrid al policía acusado de matar a su socio en un bar de la capital

Bar HortalezaEFE

La Policía Nacional ha trasladado de las dependencias policiales madrileñas de Moratalaz al agente Cristian C.M., detenido el sábado en Salamanca acusado de matar a su socio dos días antes en un bar de Hortaleza, han informado fuentes de la Jefatura Superior de la Policía de Madrid.

La Policía ha tomado declaración al arrestado en Salamanca, aunque no ha trascendido su contenido. Mientras se encuentra a la espera de pasar a disposición judicial, los investigadores analizan los casquillos de bala encontrados en el bar para ver si coinciden con el arma reglamentaria del agente apresado.
Cristian fue detenido a las 15 horas del sábado en una residencia estudiantil de Salamanca, ciudad de donde es oriunda su familia, gracias a la orden de busca emitida un día antes por la Policía en el que describían detalladamente sus características físicas.
Socios de un bar
El cadáver de Iván M.L, de 21 años, fue hallado a las 20 horas del pasado jueves dentro del bar que regentaba la víctima, situado en la número 19 de la calle Mota del Cuervo. Los vecinos se extrañaron de que el establecimiento estuviera cerrado a esas horas y uno de ellos accedió al local, ya que estaba el cerramiento estaba entreabierto.
En su interior, tendido en el suelo, se encontraba el joven, con dos heridas de bala en el abdomen. Los sanitarios del Samur-Protección Civil que llegaron al lugar de los hechos confirmaron la defunción y calcularon que podía llevar pocas horas muerto.
El Grupo VI de Homicidios de la Brigada Provincial de la Policía Judicial y la Policía Científica se hicieron cargo de las pesquisas, que desde el primer momento se centraron en el socio de la víctima, policía nacional. Por ello, los agentes fueron a su domicilio, situado también en el barrio, pero no estaba allí.
El fugado, Cristian, de 30 años de edad, había comprado hace unas semanas la cafetería junto a la víctima, apodado 'El Coletas', hijo de un policía municipal.