Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Thibaut Courtois, pillado en un lío de faldas

Courtoiscuatro.com

Pelea de gallos jóvenes en el seno del Chelsea y la selección belga. Los protagonistas: dos jugadores del equipo inglés cedidos, uno al Atlético de Madrid, su portero, Thibaut Courtois y otro, el centrocampista del Werder Bremen, Kevin De Bruyne. Entre ellos, una mujer, Caroline Lijnen, que ha jugado a dos bandas y enfrentado a ambos futbolistas que han dejado de hablarse.

La traición la ha desvelado la revista flamenca de Bélgica, Story y pronto ha saltado al diario sensacionalista británico Daily Mail. Todo comenzó cuando el portero del Atlético de Madrid y el centrocampista del Werder Bremen intercambiaban fotos íntimas de la novia de este último a través de Facebook.
Kevin De Bruyne, de 22 años y Caroline Lijnen, eran novios desde hace años y no se les conocían desavencias. La joven sabía de la excelente amistad entre los dos jugadores que habían sido compañeros en las categorías inferiores de la selección de Bégica hasta llegar a la absoluta. Por ello, la temporada pasada decidió viajar hasta Madrid para visitar a Courtois, de 20 años y portero del Atlético de Madrid cedido por el Chelsea.
Aquel viaje supuso un cambio radical en la vida de este triángulo de amigos y ahora amantes. Y todo porque Caroline y Thibaut, iniciaron una relación amorosa a espaldas de De Bruyne.
El romance ha sido desvelado por una conocida revista belga lo que ha supuesto la ruptura entre  De Bruyne y Lijnen. El jugador del Werder Bremen ha dicho que se sentía "destrozado" tras enterarse de la infidelidad de su novia.
Desde el entorno del portero del Atlético de Madrid se ha negado todo. El padre de Courtois ha salido en su defensa y afirmado que aunque el viaje de la joven a Madrid es cierto, no lo es la relación sentimental con su hijo.
El lío de faldas ha repercutido en la situación de los jugadores en la selección nacional belga. El entrenador, Marc Wilmots, ha llegado a mediar entre los dos para que sus desavenecias no afecten al rendimiento del combinado nacional belga.
Desde la Federación belga de fútbol, su portavoz, Stefan Van Loock, ha asegurado que "el seleccionador nacional no quería que las polémica tuviese repercusión sobre el terreno de juego".
Kevin De Bruyne y su novia, Caroline Lijnen